Mipymes empiezan a vender sus activos por la paralización económica

Según representantes del sector, cada semana sin operaciones que pasa aumenta el riesgo de cierre de algunas empresas.

La tercera avenida oeste de San Pedro Sula está vacía debido al toque de queda absoluto.
La tercera avenida oeste de San Pedro Sula está vacía debido al toque de queda absoluto.

TEGUCIGALPA.

Representantes de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) reportan que la crisis económica generada por el COVID-19 está colapsando sus negocios y su economía familiar a dos meses de paralización. En consecuencia, muchos han tenido que rematar sus activos para cumplir con las obligaciones financieras, pago de servicios y cubrir gastos esenciales.

“Estamos con fuerte presión económica, lo que ya ha llevado a varios empresarios a vender sus activos a bajos precios como son herramientas, maquinaria, mobiliario e inventarios. Ya estas empresas desaparecen junto a los empleos que generaban”, informó Efraín Rodríguez, presidente de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (Anmpih).

Panorama
Las mipymes dicen que la recuperación económica dependerá de las medidas que implemente el Gobierno.

La situación se está dando en el sector formal y en el informal, dijo Rodríguez, quien consideró que aumenta cada semana que están cerradas y se corre el riesgo de que se dispare la cantidad de empresas vendiendo sus activos a partir de junio.

“Ante esta crisis mundial, considero que un 10 a 15% de total de microempresas van a cerrar, algunas otras se podrían reactivar una vez que se normalice la actividad económica”, agregó Rodríguez.

La crisis se ha reflejado en la falta de demanda de créditos, tanto en el sistema bancario como microfinanciero.

LEA: Créditos aprobados son para el sector transporte y material médico

Actualmente la mayoría de empresas lo que está haciendo es readecuando o consolidando deudas, pero no pidiendo préstamos, indicó Juan José Lagos, representantes del sector microfinanciero del país

Los sectores abogan por la apertura inteligente, aunque son conscientes de que abrir conlleva un riesgo de que se aumenten los contagios, por lo que piden, sobre todo a los micro y pequeños empresarios, que sean responsables implementando las medidas de bioseguridad recomendadas por el Sinager.

La Prensa