13/08/2022
07:00 AM

Más noticias

Exclusiva con Ronald Quintero tras llegar a la cima del Monte Everest: “Sobrevivimos por medio de oxígeno artificial”

El catracho hizo historia al conseguir subir a la cima del Monte Everest el pasado 11 de mayo.

Nepal.

Si sueñas en grande debes prepararte al máximo para cumplirlo y Ronald Quintero está lleno de felicidad luego de llegar el 11 de mayo a la cima del Everest (8,848 metros), la imponente montaña más alta del mundo.

En palabras es fácil decirlo, sin embargo el hondureño de 40 años conversó en exclusiva con Grupo OPSA desde la colosal cordillera del Himalaya donde desciende luego de obtener su logro. En medio de un clima arropado por las bajas temperaturas aprovechó para contar la historia.

Estoy orgulloso que el país lo acepte con el mejor orgullo”, reveló el oriundo de Villa de Camasca, Intibucá, sin dejar de referirse lo complicado que era conectarse al internet.

Ronald Quintero está “sin palabras de verdad” con el registro de ser el primer hondureño en tocar el punto más cercano al cielo.

Son muchas las emociones que sentís en ese momento, pero solo recuerdas que llevas la responsabilidad y determinación de lograrlo por los casi 10 millones de hondureños”, resaltó el guerrero catracho que estuvo acompañado en la travesía.

Ronald Quintero se esforzó mucho para llegar a la cima del Monte Everest.

PELIGRO Y HONOR

Su aventura no fue para nada sencilla, tuvo que prepararse al máximo para comenzar a escalar el Everest: “Al principio éramos un equipo de 4 integrantes, pero se retiró un irlandés. Y solo quedaron un noruego, un estadounidense y yo. Fueron en total 38 días de escalada”.

El recorrido fue extremadamente complicado, el Everest no se la pone fácil a los amantes de ester deporte.

“Para dar así un sinápsis rápida, hicimos un ascenso desde campamento base hasta el campamento 2, después subimos al campamento 3 y de inmediato subimos al campamento 4 con apenas un par de horas de descanso sobrevivimos por medio de oxígeno artificial pues al llegar a la zona de la muerte y de inmediato atacamos con el ascenso hacia la cumbre“, reveló.

Siempre a un alpinista se le presentan inconvenientes en el camino que deben resolver y para Ronald el frío le complicó mucho ¿hubo algún temor o solo motivación? se le consultó al catracho.

En varias ocasiones se percibió el temor, las bajas temperaturas casi llegó a congelarme ambos dedos meñiques de mi mano. Las ráfagas de viento durante el ascenso de la cumbre del Everest nos presentó un gran reto que casi no logramos captar fotografías. Llegando a los pasos del Hillary y encontrarte con el primer cuerpo momia The Green suit climber o conocido como Green Boots, te pone en perspectiva del inminente peligro en el que estás“.

Quintero estuvo dos semanas con una exhaustiva preparación.

El valor tiene que ir de la mano para el deportista y eso no le faltó al catracho porque vivió muchas peligros, tuvo que tener cuidado al cruzar enormes grietas, estar atentos a las avalanchas, a la falta de oxígeno, cuidado con el cansancio, no lesionarse y otros inconvenientes que deben cuidarse.

No conozco aún lo que es rendirse o darte por vencido. En momentos así, te enfrentas con valentía“, declaró.

Ronald solo piensa en ese momento donde posó con orgullo alzando la Bandera de Honduras en la cúspide del globo terráqueo. “Con el mayor orgullo para mi bello país“.

¿El frío en el Everest cómo lo puedes describir? “Es tempestuoso de verdad, peleas constantemente con el. Las grietas requieren tu full concentración y tienes que aplicar una técnica correcta para cruzar cada vez sin dar ningún mal paso“.