27/05/2024
12:01 AM

“Cristiano Ronaldo me adoptó, no gastamos nada; yo dormía en las camillas”

“Me fui a casa de Cristiano Ronaldo, me adoptó. Viví su casa durante casi un año”, relata uno de sus excompañeros.

Londres, Inglaterra.

Uno de los últimos futbolistas que levantó títulos en el Manchester United con Alex Ferguson en el banquillo fue Anderson. El brasileño colgó los botines en 2019 jugando en Turquía para el Adana Demirspor, donde actualmente continúa pero ahora como asistente.

El exjugador de 35 años concedió una entrevista para Globoesporte en la que recuerda sus experiencias en Old Trafford y cómo fue relación con Cristiano Ronaldo. Reconoce que el portugués siempre fue muy aplicado y que sí hubiese tenido esa mentalidad habría estado entre los mejores 20 volantes de aquella época.

Inter Miami de Messi sufrió, festejos de Cristiano y enfado de Suárez-Busquets

“Nada más llegar a Mánchester me fui a casa de Cristiano Ronaldo. Se lo agradezco mucho. Me adoptó. Viví en casa de Ronaldo durante casi un año. Por él no había problemas de quedarnos allí. No gastamos nada. Nani y yo comprábamos en el mercado alguna vez. Cristiano nos llevó a entrenar, nos alimentó, nos puso un cocinero. Había una piscina dentro y fuera de la casa, un jacuzzi, una cancha de tenis...”, cuenta Anderson sobre sus inicios en Inglaterra.

“El entrenamiento era a las 9:30 AM, pero a veces teníamos que ir a las 6:30 AM, porque Cristiano estaba en el club e íbamos con él. Nani y yo dormíamos en las camillas y esperábamos, porque su trabajo tenía que empezar. Si tuviera el 5% de la mentalidad de Cristiano, hubiera estado entre los 20 mejores centrocampistas de ese momento. Es algo muy brasileño... Pensar que ya ganamos todo y que todo está resuelto. De no querer algo un poquito más”, relata el exfutbolista que desembarcó en el United procedente del Porto en 2007.

Anderson llegaba al club inglés con apenas 19 años y con las ganas de comerse el mundo, pero se topó con una dura realidad.

“Pensé que iba a llegar y jugar. Ya había oído hablar de Scholes y Giggs, pero no sabía que eran tan importantes en Inglaterra. Para mí eran un tipo de pelo rojo y un jugador de pierna izquierda. Cuando aterricé Cristiano me dijo junto a Nani: ‘No van a jugar. El primer año solamente a ver. Piensen en jugar a partir del segundo año’.

Y le dije: ‘Nos ficharon por 30 millones y ¿no vamos a jugar?’. En los primeros cuatro meses en Inglaterra no toqué el balón, no fui a un partido. En el banquillo sólo estábamos cuatro, el portero y tres más. Al tercer mes me fui a jugar al equipo reserva. Me estaba poniendo nervioso: ‘Me ficharon de un equipo donde era el número 10 ¿para quedarme aquí solo entrenando y jugando en el equipo B?’.

Luego, en un partido contra el Wigan, teníamos varios lesionados y yo estaba en el banquillo, pero entonces se lesionó Scholes y el único que podía entrar era yo. Ferguson me puso, ganamos el partido y fui el mejor en el campo. Después de eso no falté más, fui a todos los partidos. Teníamos mucha calidad, pero había pocos jugadores. Nuestro equipo tenía un jugador guapo, un jugador más feo, un jugador guarro, un jugador heterosexual... había una mezcla de equipos campeones. En nuestra época, ni siquiera teníamos Instagram. Si tuviéramos Instagram.... estaría jodido. Porque hicimos tanta mierda... pero siempre lo resolvimos”.

Anderson junto a Cristiano Ronaldo en su etapa en el Manchester United.

EL DÍA QUE CONOCIÓ A FERGUSON

“¿La primera vez que vi a Ferguson? La primera vez que tomé un avión privado, fue para ir a Mánchester. Todo está oscuro en la ciudad a las cuatro de la tarde. Estaban los fotógrafos. Entonces veo a un hombrecito que viene a hablar conmigo, con chanclas. No entendí nada. Entonces mi madre me dijo: ‘Ese es tu entrenador’. Me sorprendí. Le di la mano, y de ahí surgió un gran cariño y amistad”.

EL ADIÓS DE FERGUSON DEL UNITED

“Era más que un entrenador y un jugador. Me hizo entender las cosas. Controlaba Manchester al 100%. Un día llegué tarde del entrenamiento, cuando Evra me dijo: ‘Bah, negro, el hombre se va’. Pensé que era una broma, pero él dijo que iba en serio. Luego viene ese escalofrío, esa tristeza en tu corazón. Entonces él (Ferguson) me miró y le dije que dejara de hacer esta locura. Me dio la mano y me dijo: ‘Gracias, hijo. Gracias por todo y por ser esta maravillosa persona. Porque te maldije a menudo. Diciéndote que eres una persona fantástica, chico de oro’. Entonces comencé a llorar. Llegué a casa muy triste. Ese año existía la sensación de que el club estaba muerto. Yo, Evra, Welbeck nos sentamos y dijimos: ‘Manchester se acabó’. Ferguson sabía cuándo darte amor y maldecirte en la cara si era necesario y hacerte llorar delante de todos. He visto a varios jugadores acabar llorando. Llorando de ira. No había ningún jugador que ganara más salario que él ni tuviera más voz que él. El club fue lo que fue gracias a él”.

LA CHAMPIONS DEL 2008 ANTE EL CHELSEA

Anderson desvela que existe un grupo en Whatsapp con los integrantes de esa plantilla: Evra, Ferdinand, Rooney, Nani, Carrick, Tevez, Ji-Sun Park, Chicharito y otros muchos... Los campeones de la Champions 2008. En la que el brasileño tuvo un papel destacado.

“Al final de la prórroga, Giggs mira a Ferguson y le dice: ‘Pon a Anderson, que tira bien los penaltis’. Yo tenía 18 años. Habían pasado diez años desde que el Manchester ganó la Champions. Entré al campo y el partido terminó en ese momento. Pensé: ‘Joder’. Fui el séptimo o sexto en lanzar. Cristiano, nuestro mejor jugador, cometió el primer fallo. En el último penal, Terry también falla. En mi época nunca tuve una caminata tan larga en mi vida. Quería que terminara pronto. Se me pasó por la cabeza que sufrí mucho durante mi vida. Pensando que estoy en el mejor momento de mi vida, que Dios me ha bendecido para estar aquí. Pero no podía respirar. Cech abrió los brazos. Este portero es un animal, muy grande. Pensé que iba a cerrar los ojos y soltar el pie. Si entra, entra. Le di una patada y el balón pasó cerca de su mano, pero entró. Luego llegó el último penal, Anelka se equivocó y quedamos campeones. Lancé el penal sin tocar primero el balón”.

LA SALIDA DE CRISTIANO EN SU SEGUNDA ETAPA

“Hoy en día los clubes pequeños van a jugar a Old Trafford y no tienen miedo. Hoy el club no sabe qué entrenador pondrá, quién lo controla, es un desastre... El Manchester a veces contrata muy mal. Si vas a pagar 100 millones por un jugador, paga por Neymar. Jugador que marcará la diferencia. El Manchester paga 70, 80, 90 millones por jugadores que no tienen lógica. Cuando Cristiano volvió... hombre, es Cristiano Ronaldo. Protegerlo. Hoy Cristiano suma 50 goles. ’Ah, pero es en Arabia Saudita...’, pero marca 50 goles. De tres oportunidades acertará dos, eso es un hecho. Y quien juega contra él tiene miedo. Y hoy nadie tiene miedo de jugar contra el Manchester. Saben que Manchester está recibiendo paliza tras paliza. Cristiano llegó en un momento en el que Manchester estaba en construcción y marcó 25 goles. Y luego se tuvo que ir. Algo está mal”.

Dos exBarça, un campeón del mundo y un hondureño: los fichajes más raros del mercado de invierno