Más noticias

Padres que menosprecian a sus hijos podrían estar criando acosadores

Una crianza con menosprecio puede provocar un daño significativo.

Los acosadores víctimas tienen un riesgo elevado de mala salud mental, problemas conductuales y pensamientos suicidas.
Los acosadores víctimas tienen un riesgo elevado de mala salud mental, problemas conductuales y pensamientos suicidas.

Estados Unidos.

Es un círculo vicioso: los adolescentes que son menospreciados y desvalorizados por sus padres son más propensos a que los acosen y a acosar a otros, sugiere un estudio reciente.

"Las respuestas interpersonales inadecuadas parecen propagarse de padres a hijos, en quienes engendran dificultades con sus pares", señaló el coautor del estudio, Brett Laursen, profesor de psicología en la Universidad Atlántica de Florida.

"Específicamente, una crianza con menosprecio precipita un ciclo de afecto negativo y rabia entre los padres y los adolescentes, que al final conduce a más acoso y victimización en la adolescencia", explicó en un comunicado de prensa de la universidad.

"Nuestro estudio es importante porque ofrece una comprensión más completa sobre cómo el menosprecio y las interacciones críticas de los padres con los adolescentes boicotean su capacidad de mantener relaciones positivas con sus pares", aseguró Laursen.

Laursen y sus colaboradores siguieron a más de 1,400 adolescentes de los 13 a los 15 años de edad, y encontraron que una crianza con menosprecio puede provocar un daño significativo.

Lea: ¿Cómo activar su creatividad?

Los padres que menosprecian usan críticas, sarcasmo, humillaciones y hostilidad al lidiar con sus hijos, y utilizan la coerción emocional y física para lograr que sus hijos hagan lo que ellos quieren, explicaron los investigadores.

Encontraron que los adolescentes que son sometidos a una crianza con menosprecio pueden desarrollar una ira desregulada, que con frecuencia es una señal de dificultades para controlar las emociones. Ese tipo de rabia se presenta como emociones negativas, hostilidad, y agresividad verbal y física.

La ira desregulada pone a los adolescentes en un mayor riesgo de acoso y de convertirse en acosadores víctimas (acosadores que son victimizados por otros acosadores), según el estudio.

Investigaciones anteriores encontraron que los acosadores víctimas tienen un riesgo elevado de mala salud mental, problemas conductuales y pensamientos suicidas, según los autores del estudio.

"Las implicaciones de nuestro estudio son abarcadoras. Se debe informar a profesionales y a padres sobre los costos potenciales a largo plazo de unas conductas de crianza que a veces parecen inocuas, como la desvaloración y el sarcasmo", planteó el autor sénior del estudio, Daniel Dickson, del departamento de psicología de la Universidad de Concordia, en Montreal.

"Se debe recordar a los padres la influencia que tienen en las emociones de los adolescentes, y deben tomar medidas para garantizar que los adolescentes no se sientan ridiculizados en casa", añadió Dickson.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Journal of Youth and Adolescence. Texto The New York Times y foto Istockphoto.com.