29/11/2022
12:01 AM

Más noticias

Tras un enfrentamiento en una emboscada matan a tres policías en Colón

Los policías fueron identificados como Jairo Posadas, Jonatán Ramos y Juan Murillo.

Trujillo, Colón

Tres policías perdieron la vida en la tarde de este domingo durante un enfrentamiento con sujetos armados en la aldea Agua Amarilla de Trujillo, Colón.

Las víctimas mortales viajaban en una patrulla de la Policía Nacional que fue atacada por un grupo de hombres, que bajaron a los policías del vehículo y luego les dispararon, según el informe de la Policía hondureña.

Los policías asesinados fueron identificados como Jairo Marcelino Posadas Ortiz (Clase I), Jonathan Josué Ramos (27) y Juan Carlos Murillo Olivera (37), los tres estaban policías estaban asignados a la Dirección Nacional de Prevención y Seguridad Comunitaria (DNPSC).

Las fuerzas de seguridad que investigan el múltiple asesinato no han determinado el móvil del crimen.

Los agentes policiales fueron asesinados a balazos a pesar de que en Colón está prohibido el porte de armas desde agosto de 2012, cuando el Parlamento de Honduras aprobó una reforma a la Ley sobre Control de Armas, Municiones y Explosivos.

El director general de la Policía, Gustavo Sánchez Velásquez, aseguró que no se va a tolerar este lamentable hecho que enluta a toda la institución.

“He ordenado toda una operación en toda la zona y no descansaremos hasta dar con el paradero de quiénes de manera cobarde dieron muerte a nuestros agentes de policía”, añadió.

Calle de tierra donde fueron emboscados los policías.

En los últimos años, Colón ha sido escenario de un conflicto entre campesinos y terratenientes que ha cobrado la vida de más de un centenar de personas, en su mayoría labriegos, según datos de organismos de derechos humanos.

El conflicto se concentra en el sector del Bajo Aguán, donde campesinos exigen tierras al Gobierno, que ha comprado unas 4.400 hectáreas, muchas de ellas cultivadas con palma africana, y las ha otorgado a dos movimientos de labradores organizados.

Esta es la duodécima masacre de este año en Honduras, que ha figurado entre los países más violentos del mundo por las altas tasas de muertes violentas.

Estos ataques han dejado al menos 41 personas muertas y el mes que más masacres registra hasta ahora es enero, con seis.

En Honduras se registra un promedio de entre nueve y diez asesinatos diarios, según cifras oficiales.