Tegucigalpa, Honduras.

Al menos cinco agentes, entre ellos, un oficial de la Tropa de Inteligencia y Grupo de Respuesta Especial de Seguridad (Tigres) que resultaron implicados en la liberación del capo hondureño Wilter Neptaly Blanco Ruiz están con un pie fuera de la Policía Nacional.

El equipo de investigación de Diario LA PRENSA conoció que la Comisión Especial de Depuración y el alto mando de la Policía ya tienen en su poder el informe oficial en el que se detalla la participación que tuvieron los uniformados de ese grupo élite en la liberación del prófugo capo hondureño.

FF AA
Las investigaciones apuntan que en la liberación de blanco también tuvieron participación efectivos de las Fuerzas Armadas
Un alto funcionario de la Secretaría de Seguridad, que habló bajo anonimato, confirmó que el expediente de este caso está siendo analizado por la Comisión de Depuración para determinar las medidas disciplinarias que se adoptarán contra los policías involucrados en este penoso incidente que generó el malestar de las autoridades diplomáticas de Estados Unidos.

El hecho se suscitó a mediados del mes de septiembre cuando se realizaba un operativo en las cercanías de la ciudad de Tocoa, departamento de Colón, en la que participaban agentes Tigres, efectivos del Ejército y agentes federales y miembros de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, DEA.

En esa oportunidad, los Tigres detuvieron una lujosa camioneta en la que se transportaba el escurridizo varón de la droga, junto con varios de sus compinches, pero tras una breve conversación con el oficial al mando, se les permitió continuar su camino.

Un peligroso cabecilla de la pandilla 18 cayó en un fuerte operativo ejecutado por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) con apoyo de la Tropa TIGRES y del Comando de Operaciones Especiales (Cobras) en la colonia Divanna de Comayagüela.Como resultado de la operación cayeron otras tres personas para efectos de investigación, incluida una mujer, y se decomisaron dos armas de fuego entre otras evidencias, según el informe policial.El supuesto pandillero fue identificado por la Policía como Eduard Anderson Solís, de 24 años, alias â??El Tímidoâ??, con domicilio en el mismo sector capitalino, quien es investigado por su presunta participación en una serie de actividades delictivas como extorsión, asaltos, homicidios, tráfico de drogas, portación ilegal de armas y asociación ilícita, entre otros.Los otros detenidos responden a los nombres de Melvin Omar Almendares Cárdenas, Yahir Heriberto Almendares Fúnez y Tracy Mitchel Almendares Girón, según confirmó Aníbal Baca, portavoz de la DPI.Tras el allanamiento ejecutado en su vivienda, los agentes le encontraron dos pistolas, media libra de marihuana y 45 tarjetas de identidad que, supuestamente, pertenecen a personas que han sido asaltadas por él y sus compinches, lo que está en proceso de investigación por parte de un equipo de ese cuerpo policial.

Un informe oficial confirma la supuesta participación de agentes Tigres en la liberación de Wilter Blanco.
De esta forma, Blanco Ruiz logró evadir a la justicia y evitar su inminente captura, justamente pocos días después de que la Fiscalía de EUA presentara una acusación en su contra en una corte federal del Distrito Sur de La Florida por conspirar para introducir cocaína a territorio estadounidense.

Corrupción
Informes de inteligencia indican que Wilter tenía a su servicio policías, militares, fiscales, jueces, alcaldes y diputados.
La acusación contra Blanco se formalizó el 5 de agosto de este año y el incidente que evitó su captura ocurrió el 14 de septiembre, es decir, 39 días después de que se presentara la acción penal.

Posteriormente, el 7 de octubre, la embajada de Estados Unidos emitió un comunicado en el que mencionó que Blanco Ruiz y otros siete hondureños, entre ellos dos oficiales de las Fuerzas Armadas de Honduras, son investigados por presuntos vínculos en actividades del narcotráfico y corrupción.

Siete días después de esta declaración oficial, el 12 de octubre del año en curso, la Fiscalía de EUA solicitó a dicha Corte Federal reabrir el caso de Blanco, que hasta ese momento se había mantenido en reserva en un intento de no alertar al capo y facilitar su aprehensión en Honduras.

La fuente de Seguridad confió a LA PRENSA que este incidente que permitió que Blanco se escapara ha incomodado a Estados Unidos, cuyas autoridades han redoblado sus esfuerzos para desbaratar la red y estructura criminal del presunto jefe del Cartel del Atlántico.

Policías se defienden

Una fuente de la Comisión Depuradora reveló que hay un consenso de que los policías implicados en esta situación deben ser separados de la institución para sentar un precedente y evitar que similares situaciones vuelvan a repetirse en el futuro.

Sin embargo, el oficial de los Tigres que estuvo al mando del grupo involucrado en el incidente argumentó que ellos fueron convocados al operativo, pero desconocían, o por lo menos, no se les informó que se trataba de una operación para capturar a Wilter Blanco.

Consultado sobre este caso, Omar Rivera, miembro de la Comisión de Depuración, comentó muy escuetamente que este es un tema bastante complejo, porque la información que tienen es que los Tigres no tuvieron una participación bastante activa en la liberación de Blanco, aunque reconoció que sí estuvieron en la escena y en el momento que él huyó.