Tegucigalpa, Honduras.

Un hondureño fue ultimado a balazos por sujetos que, aprovechando la noche, se mantuvieron escondidos en el terreno de su casa situada en la colonia Los Pinos de Tegucigalpa.

La víctima fue identificada como Vidal Cálix, quien quedó tendido frente a la entrada de su hogar y al momento de su muerte vestía nada más una calzoneta.

Elementos de la Policía Nacional (PN) llegaron a la escena del crimen y se percataron de que en el suelo habían al menos 15 casquillos de bala. Posteriormente acordonaron el área.

De su lado, los familiares de Vidal Cálix manifestaron que él nunca les comentó acerca de amenazas a muerte o alguna situación parecida, por lo que desconocen cuál fue el móvil del crimen.

Yo no sé, él solo salió a hacer sus necesidades y ahí quedó afuera”, declaró uno de los dolientes al noticiero HCH mientras presenciaba cómo el personal de Medicina Forense levantaba el cadáver.

De momento se desconoce el paradero de los sujetos que ultimaron a Vidal Cálix, pues huyeron de la zona sin dejar ningún rastro y pese a los operativos hechos por la Policía todavía no han sido detenidos.

De acuerdo con la Policía, la tasa homicidios en Honduras, una de las mayores de América Latina, pasó de 38,9 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2020 a 41,7 en 2021, aunque proyectan una disminución en 2022.

“El crimen organizado continúa afectando a la sociedad hondureña y obliga a muchas personas a abandonar el país”, expone la organización internacional Human Rights Watch en su Informe Mundial 2022.

Según la policía, la tasa de homicidios en el primer semestre de este año fue de 18,47 por cada 100.000 habitantes y 41,71 el año pasado, entre las diez más altas del mundo, según Naciones Unidas. La presidenta Xiomara Castro, que asumió en enero de este año, ha prometido combatir el tráfico de drogas.