28/09/2022
01:34 AM

Más noticias

Ponen a disposición de la Atic a policías implicados en el crimen de Wilson Pérez

Wilson Pérez fue abatido por los agentes en supuesto intercambio de balas el pasado 1 de junio en San Pedro Sula.

Tegucigalpa, Honduras

El director de la Policía Nacional, Gustavo Sánchez, aseguró esta noche que tres agentes, entre ellos un oficial, fueron puesto a la orden de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), con la finalidad de esclarecer el crimen del joven barrista del Real España, Wilson Pérez Hernández.

El joven fue abatido por los agentes en supuesto intercambio de balas el pasado 1 de junio en San Pedro Sula.

“Los funcionarios policiales involucrados en ese incidente están a disposición del Ministerio Público y de la Agencia de Investigación Criminal, así como también sus armas de fuego de reglamentos, para que cuando la Fiscalía considere necesario requerirlos para su presentación”, declaró Sánchez, durante una conferencia de prensa.

La Policía Nacional está en el ojo del huracán por el crimen de Pérez. Sus familiares y organizaciones defensoras se derechos humanos aseguran que se trató de un crimen extrajudicial.

La autopsia reveló que al muchacho le dispararon por la espalda.

Durante el partido de la final de fútbol hondureño entre Motagua y Real España, Wilson Pérez, atentó contra la vida de la subinspectora Denia Michelle Contreras al patearla por la espalda en las graderías del estadio Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula.

Tras el atentado, la Policía comenzó un operativo de búsqueda y hasta ofreció cine mil lempiras de recompensa para su ubicación. La Policía logró ubicarlo, pero el muchacho no fue llevado a los tribunales sino que fue asesinado.

La familia de Wilson Pérez asegura que fue la Policía Nacional la que le dio muerte y exige que el crimen sea esclarecido y se haga justicia.

En imágenes difundidas por el sistema del 911, se observa a Pérez cuando por la espalda le propina un fuerte puntapié a una mujer policía que estaba en la parte media de una de las gradas, haciéndola rodar varios metros.