TEMAS DESTACADOS:
23/05/2022
07:02 AM

Más noticias

Policías que ayudaron en fuga de Wilter ya fueron depurados

Informe revela la extrema preocupación del presunto narcotraficante por recuperar su morral. “Enfermero” que lo ayudó es un doctor que era empleado de la Policía Nacional.

Tegucigalpa, Honduras.

Nuevos elementos surgen en el informe de la Inspectoría General de la Policía Nacional sobre la fuga del presunto narcotraficante Wilter Neptalí Blanco en septiembre pasado, donde un policía de Tránsito y un enfermero le ayudaron, según documento al que LA PRENSA tuvo acceso y que reveló en su edición de ayer.

Se trata de un policía de Tránsito “asignado a la posta de Planes, quien llamó a Blanco, alertándolo de que lo andaban siguiendo para su captura, aprovechando este que el subisnpector solicitó apoyo para que realizaran un retén, ya que el objetivo se había adelantado”, señala el informe.

A raíz de las escuchas se determinó que el “enfermero”, que también ayudó en el escape del presunto capo solicitado en extradición por Estados Unidos, es un doctor de una clínica en Tocoa, Colón.

“Wilter Blanco, llamó al doctor de la clínica y le solicitó que cerrara los portones, constatando que es empleado de la Policía Nacional como enfermero auxiliar, asignado en la unidad departamental número 2 de Colón”, relata el informe basado en testimonios y diligencias investigativas en contra de Blanco, a quien en Honduras le han decomisado más de 140 bienes.

Ambos policías ya fueron cancelados por reestructuración por la Comisión Depuradora de la Policía. Sin embargo, se desconoce si existe una investigación en curso de los ahora expolicías.

El Ministerio Público informó que el caso está en secretividad, por lo que no se pueden revelar detalles.

Foto: La Prensa

Jutiapa era el fortín de Wilter Blanco.
La persecución

El hecho sucedió en septiembre de este año, hubo un operativo en el que participaron 10 policías de la fuerza Tigres y otros agentes locales de los departamentos de Yoro, Atlántida y Colón.

Los agentes alegan desconocer el por qué se dejó en libertad a Blanco, sin embargo, algunos miembros de la comisión depuradora son del criterio que se les debe separar de la institución por la serie de incongruencias en sus declaraciones.

“Yo me encontraba asignado en la jefatura de estación de Planes, Colón, pero el 21 de septiembre de 2016 ( día en que Wilter escapó) me mandaron el acuerdo de asignación al escuadrón de Tránsito en Tegucigalpa. Yo miré que pasaron unos miembros de los Tigres, algunos iban con pasamontañas y otros de civil, en ningún momento vi que hicieron operativo, solo vi cuando venían como de Tocoa o Sabá”, relató el policía señalado de suministrar información a Blanco.

Según el informe, gracias a que el celular de Wilter se encontraba intervenido, fue que pudieron constatar que este policía fue quien lo alertó.

10
Policías TIGRES
Son los que participaron en el operativo, quienes rindieron declaraciones, pero las autoridades encuentran incongruencias en los relatos aportados por los policías
El morral

En la persecución de Blanco, el informe relata que el sospechoso dejó abandonado un morral o bolso en el que portaba documentos oficiales y falsificados para movilizarse dentro del país y que el presunto capo de la droga mostró preocupación extrema para recuperarlo. Sin embargo, este está en poder de las autoridades.

“Se encontró un morral negro en el monte, yo lo tengo en la dirección, el Ministerio Público conoce el caso”, aseguró el subcomisionado encargado de la misión.

El informe señala que el morral contenía documentos personales falsos y originales de Blanco, el que fue verificado en presencia de un miembro de la Dirección Nacional de Inteligencia. Tal y como señaló LA PRENSA, el día de la fuga Wilter decidió ir a la clínica a recibir atención médica por presentar un severo cuadro de hipertensión arterial, sin embargo, gracias a la interferencia de dos policías, hoy depurados, logró burlar la seguridad del Estado, según el informe de la Inspectoría General de la Policía.