CHOLOMA.

El policía José Francisco Mejía Miranda quedó en prisión por el asesinato del socio de la empresa de transporte Impala Dorian Dagoberto Dubón Altamirano; pero el juez le dio un sobreseimiento por el arma que según la Policía tiró cuando iba huyendo.

Para la defensa del acusado, la resolución del juez es contradictoria, por lo que se mostró inconforme.

En la audiencia inicial, la Fiscalía presentó como única prueba la declaración de un policía militar que participó en la captura de José Francisco Mejía Miranda el 23 de agosto minutos después de que mataran al transportista.

La defensa del imputado analizará si interpondrá un recurso de apelación contra la resolución emitida por el juez.
Según la acusación de la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida, el transportista Dorian Dagoberto Dubón estaba en el asiento del pasajero en su carro doble cabina mientras la persona que conducía se había bajado a comprar a un puesto de frutas cerca de la casetas de peaje de la salida norte.

El hechor abrió la puerta del carro y le disparó en el cuello y la cara a Dorian Dagoberto Dubón.Al escuchar los disparos, la gente que estaba en la cercanía corrió. A los minutos, José Francisco Mejía fue capturado por elementos de la Policía Militar.

La patrulla de los militares estaba en un curva y el agente que declaró ante el juez dijo haber visto al acusado correr con un arma que luego tiró.

Sobeida Narváez, abogada del acusado, dijo que la Fiscalía no presentó la prueba de absorción atómica en la audiencia porque resultó negativa y eso indicaba que su representado no había disparado. “Solo basaron la acusación en la declaración del policía militar, quien estaba como a cuatro cuadras y afirma haber visto que tiró el arma”, agregó. Narváez dijo que la jueza le dio credibilidad a la declaración del policía militar.