28/05/2024
06:45 AM

Padilla Sunseri seguirá en el presidio una noche más

  • 08 julio 2015 /


El exalcalde sampedrano no podrá salir del penal por falta de un sello y firma.

San Pedro Sula, Honduras.

A pesar de haber hecho efectivo el pago de un millón de lempiras de fianza, el exalcalde de San Pedro Sula, Rodolfo Padilla Sunseri, continará una noche más en el centro penal de la ciudad.

Esto se debe a la falta de un sello y firma del Secretario del Juzgado de Letras de lo Penal en el cheque que presentaron los abogados del exedil, lo cual se requiere para que el Banco Central de Honduras reciba el pago.

Se informó que el equipo de abogados de Padilla regresará mañana al Juzgado con el comprobante del depósito para solicitar un oficio de excarcelación y así lograr la excarcelación del exalcalde.

Acusación

A Padilla Sunseri, la Fiscalía para la Transparencia y el Combate a la Corrupción Pública le presentó requerimiento por suponerlo responsable de abuso de autoridad y malversación de caudales públicos.

La acusación se basó en una auditoría que el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) hizo en la oficina de Control de Ingresos que indicó que se malversaron grandes sumas de dinero.

La investigación reveló que el ahora imputado cuando fungió como alcalde aprobó un préstamo por 400 mil lempiras a la entonces jefa de esa dependencia municipal Ada Muñoz Torres, razón por la que el Ministerio Público presentó la acusación.

Según el requerimiento fiscal, Ada Muñoz recibió el dinero el 5 de agosto de 2008. Las deducciones tenían que comenzar el 15 de octubre del mismo año, pero se efectuaron hasta enero del siguiente año.

La defensa del encausado durante la audiencia inicial presentó al juez varias pruebas, entre ellas un listado de 30 personas a quienes se les hizo préstamos durante diferentes administraciones.

Los apoderados del exmilitante del Partido Liberal, ahora del Partido Libertad y Refundación (Libre), pidieron que a su cliente se le dictara un sobreseimiento definitivo, dicha petición fue declarada sin lugar por la jueza Ruth Fidelina Padilla, quien celebró la audiencia inicial.