01/03/2024
07:23 PM

'Me iban a acuchillar y a dejar mi cadáver embolsado”

  • 14 junio 2016 /

San Pedro Sula, Honduras.

Cuando acababan de raptar a un joven para supuestamente asesinarlo, autoridades de las policías Nacional y Militar hicieron el rescate.

El hecho ocurrió ayer a eso de las 5:30 pm en una cuartería de la colonia Villa Ernestina.

Miguel Baltodano, jefe policial en el sector, manifestó que recibieron la denuncia al 911 de una persona que había sido privada de libertad, por lo que de inmediato desplazaron varias patrullas y lograron dar con la ubicación de los supuestos mareros, quienes en el interior de un cuarto tenían al joven listo para ser asesinado.

“Entre los detenidos hay tres hombres y dos mujeres que se supone son informantes de los mareros, quienes le dijeron a la víctima que lo iban a cortar en pedazos para meterlo en una bolsa plástica que también fue encontrada en el lugar de la liberación”, explicó el funcionario.

La persona fue raptada de un bus de la ruta 7 cuando viajaba a la colonia Villa Ernestina para visitar a una joven, quien se supone lo entregó a los mareros. La persona liberada relató a LA PRENSA: “Me golpearon y aquí se puede ver la sangre, ellos me decían que me iban a acuchillar y a tirar mi cadáver embolsado, yo no le debo nada a nadie y jamás pensé que me iba a ocurrir esto”.

El joven liberado que por seguridad omitió su nombre, tiene 20 años de edad y relató que era estudiante del instituto José Trinidad Reyes, pero dejó el colegio porque tenía malas calificaciones.

Los detenidos son Manuel Orlando Bonilla, Jorge Javier Murillo y Cristian Isaac Alvarenga, alias Demonio de tasmania, y dos féminas menores de edad. El joven liberado fue trasladado a Medicina Forense en la primera estación de la Policía Nacional. Los cinco detenidos fueron remitidos a la Fiscalía de Turno para el proceso de investigación.

Foto: La Prensa

Los supuestos delincuentes que querían quitarle la vida registraron la vivienda.

Foto: La Prensa

La policía llegó a tiempo para poder salvarle la vida.