07/08/2022
06:21 AM

Más noticias

Matan a dos jóvenes para robarles moto

Una de las víctimas salió herida y caminó hasta su vivienda, adonde minutos después expiró

San Pedro Sula. Querían llegar a sus casas para celebrar la llegada del Año Nuevo, avisaron a sus familiares que ya iban en camino, pero desconocidos los interceptaron y acabaron con sus vidas la noche del 31 de diciembre.

Darwin Noel Alvarado Martínez (21), empleado de una maquila, y Franklin Abel Mata Canales (20), vendedor de una tienda de ropa del barrio Medina, fueron atacados a disparos.

Ayer en horas de la mañana, las autoridades forenses levantaron los dos cuerpos y los trasladaron a Medicina Forense.

La Policía presume que el robo de la motocicleta sería el móvil en el hecho.

“El relato de los familiares revela que se transportaban en una motocicleta que habían adquirido hace dos semanas, por lo que se presume que esa sería una posible causa en este asesinato”, dijo uno de los agentes policiales.

Los hechos

A las 6:00 am de ayer, la Policía recibió una llamada que alertaba que en el sector de los bordos de Agua Azul, sector noroeste de la ciudad ,se encontraban los cadáveres de dos hombres.

Una patrulla motorizada se movilizó a la zona y encontró los cadáveres en dos escenas diferentes. El cuerpo de Darwin Noel Alvarado estaba en su casa de habitación en la colonia Luis Velásquez.

Sus familiares informaron que en la madrugada el joven llegó herido hasta la vivienda y que ignoraban lo que le había ocurrido.

“Queríamos auxiliarlo para llevarlo al hospital y salvarle la vida, pero solo llegó y murió de inmediato. Era un gran muchacho, no se metía con nadie. Trabajaba en la maquila y con lo que ganaba se había logrado graduar de técnico en computación”, explicaron los familiares.

El cuerpo de Franklin Abel Mata estaba a unos 300 metros en el camino de acceso a los bordos. En este lugar sus familiares explicaron que los dos jóvenes andaban juntos.

“Iban en moto, recibimos una llamada en la tarde donde nos avisaba que iba para la casa en Ticamaya. Pero al ir a dejar al joven se ve que los interceptaron y los mataron. No volvimos a tener noticias de ellos. Solo les llevaron la moto” dijo un familiar.

El cuerpo de Franklin presentaba varios balazos y estaba atado de manos. Por las características de la escena, la Policía presume que les dispararon y que Darwin tuvo oportunidad aún herido de caminar y llegar hasta la vivienda, adonde falleció.

“Se recaban los datos con los familiares para establecer las últimas comunicaciones que sostuvieron con ellos y el lugar por donde circulaban antes de que fueran ultimados”, explicó un agente.

El dolor por la pérdida de los jóvenes era evidente en las familias que presenciaban el levantamiento de los cuerpos de ambos jóvenes.

Las madres acongojadas no aceptaban que aquellos muchachos trabajadores formaran parte de las estadísticas de muertes que deja la delincuencia.

“Nada nos devuelve a estos muchachos, los mataron injustamente, solo pedimos que Dios nos dé fortaleza y que él haga justicia”, sollozaban los desconsolados parientes.