SAN PEDRO SULA

Los padres de la joven Kenia Alfaro no encuentran una explicación de por qué la mataron, pues era una joven que nació en el evangelio y una líder de la iglesia.

La muchacha de 18 años fue ultimada el domingo en la aldea La Guamita, del municipio de San Antonio de Cortés, cuando iba rumbo a su casa luego de salir del culto de la iglesia evangélica en la que se congregaba.

Kenia fue encontrada degollada en una vivienda deshabitada ubicada a unos 50 metros de la casa donde ella vivía con su familia.

“No tengo palabras para decir esto, no tenían que haber hecho esto con la niña”, manifestó José Isaías Alfaro, padre de la jovencita, con su voz quebrantada.

“Ella nació en el evangelio, era líder de la iglesia, vigilaba orden de culto. Tenía una buena voz para cantar, ella cantaba alabanzas, era un privilegio que tenía, era una niña de Dios. Yo no saco ninguna pista para decir por qué pasó esta muerte así. Lo hicieron no sé por qué, no me explico, no tengo ninguna idea”, expresó Alfaro.

Dijo que su hija Kenia era obediente y “toda una cristiana, pero ella está en las manos de Dios y de eso estoy seguro, y es lo que nos da fortaleza”.

La joven había dejado de estudiar por lo de la pandemia, pero iba a retomar sus estudios el otro año matriculándose en el segundo curso de Bachillerato en Informática.

Alfaro recordó que su hija después de terminar los oficios de la casa con su mamá se ponía a cantar las alabanzas practicándose.

Kenia Alfaro. Hasta ayer, la policía no tenía pistas del responsable del crimen.

El crimen

El domingo a eso de las 7:00 pm, Kenia salió del culto de la iglesia y se fue rumbo a su casa. En el trayecto pasó por la vivienda de sus abuelos paternos antes de llegar a su hogar, como acostumbraba hacerlo.

A eso de las 8:00 pm, doña Ofelia López, mamá de la jovencita, al ver que no llegaba llamó al abuelo paterno preguntándole por su hija, y él le contestó que ya había pasado. La llamó a su celular, pero sonaba apagado.

Desde ese momento, sus familiares la empezaron a buscar y la encontraron asesinada en el corredor de una casa deshabitada. Tenía heridas de cuchillo en el cuello y en sus manos.

En el camino frente a la casa deshabitada hay rastros de sangre, lo que indica que la joven se quiso defender de quien la mató aprovechándose de la oscuridad del lugar.

El cuerpo de Kenia fue levantado de la escena del crimen por sus familiares y no quisieron que las autoridades realizaran el reconocimiento legal del cadáver.

El lunes en la mañana, los familiares de la víctima fueron al sitio del crimen y encontraron en un charco de agua su celular y la Biblia que andaba.

Los parientes de Kenia dijeron que encontraron huellas de zapatos de hombre en un potrero que colinda con la casa donde la mataron, por donde hay un atajo que sale a una calle, el cual habría sido la ruta de escape de él o los victimarios.En el potrero hallaron un trapo que habría usado el homicida para cubrirse el rostro.

Agentes de la Policía inspeccionaron ayer el lugar donde fue el crimen contra Kenia Alfaro.

Hipótesis.

Las autoridades policiales informaron que preliminarmente manejan la hipótesis de que el crimen contra la jovencita pudo ser cometido por algún pretendiente obsesionado por ella que conocía bien sus movimientos.

Dijeron que, de acuerdo con lo indagado con los parientes de la víctima, no tienen enemistades y ningún tipo de problema que haya motivado su muerte.