28/06/2022
04:12 PM

Más noticias

Investigan venganza entre maras en asesinato de mujer

Lesly Castellón fue acribillada a balazos cuando se conducía como pasajera en un taxi. La Policía detuvo a los dos supuestos asesinos.

LA CEIBA

Dos supuestos sicarios acabaron en manos de la Policía minutos después del crimen contra una señora identificada como Lesly Cristelda Castellón (de 61 años).

El atentado se perpetró a la 1:00 pm de ayer martes, cuando la ahora occisa salía del parqueo de una pizzería como pasajera en un taxi con registro 1525.

El conductor de la unidad hacía el alto mientras le daban paso para ingresar a la calle 19, frente a un centro comercial, y en ese momento dos jóvenes con pistola en mano los interceptaron y dispararon en repetidas ocasiones contra la humanidad de la mujer por sobre el vidrio delantero y la puerta del taxi, hasta dejarla muerta en el asiento.

Al ver la lluvia de balas, el taxista buscó ponerse a salvo y logró salir ileso, pero preso del pánico por lo que estaba pasando.

Tras confirmar que habían acabado con la vida de la señora, salieron en veloz carrera por entre la gente que circulaba por el sector.Una patrulla policial que pasaba por el lugar fue alertada y encontró a dos jóvenes a unos 200 metros de la escena del crimen, en donde intentaban, según la Policía, encender las motocicletas en las que se conducían para supuestamente darse a la fuga.

Los detenidos responden a los nombres de Luis Gustavo Banegas Reyes, alias Gatillero, y Cristian Alejandro Cruz Melara, alias Guasón, a quienes les decomisaron dos armas de fuego 9 milímetros y las dos motocicletas.

Ambos son sindicados como pandilleros de la 18, según la Policía, por los tatuajes que andan en sus cuerpos relacionados a ese grupo criminal.

Los primeros indicios de la Policía establecen que el móvil podría tratarse de venganza entre grupos pandilleros contra los familiares de grupos contrarios, ya que se conoció que la señora fallecida era madre de un joven que pertenece a la mara Salvatrucha y se encuentra guardando prisión.

Lesly Cristelda Castellón residía en la colonia Canelas y en ciertas ocasiones atendía en un puesto de ventas de su hijo en el mercado municipal de La Ceiba.