27/11/2022
09:26 PM

Más noticias

“Me siento insegura no solo aquí, sino que en el país”: madre de uno de los jóvenes asesinados en Chamelecón

La Policía maneja la hipótesis de que fueron ultimados por miembros de pandillas, pues las víctimas vivían en la frontera de los territorios de la MS y la pandilla 18.

San Pedro Sula

Un grupo de diez individuos que simularon un allanamiento haciéndose pasar como policías mataron en forma dantesca ayer a dos jóvenes en sus casas en la colonia Los Laureles del sector Chamelecón.

Las víctimas fueron identificadas por sus familiares como Antonio Florentino Iraheta (de 22 años), trabajador de una embotelladora de refrescos en esta ciudad, y Wilson Antonio Pavón (de 25), quien laboraba en una maquila en el sector de Búfalo, Villanueva, Cortés.

Los crímenes ocurrieron a eso de las 3:30 am de ayer.El primero en ser asesinado fue Wilson Antonio Pavón, cuyos familiares fueron amarrados por los falsos policías, que andaban encapuchados y con chalecos antibalas con logos de la Policía.

Los parientes de Pavón relataron que los homicidas derribaron la puerta principal de la vivienda y les gritaron que eran policías.Acto seguido, los encapuchados los amarraron y les preguntaron si había alguien más en la casa, y ellos les dijeron que en el apartamento que está al fondo de la propiedad estaba durmiendo Wilson.Los encapuchados se fueron al apartamento y derribaron la puerta.

Para saber

La familia de uno de los victimados abandonó su casa ayer porque temen por sus vidas y piden al Gobierno que les ayude.

Manifestaron que unos 20 minutos después escucharon unos disparos, pero afuera de la propiedad, y creyeron que habían sacado a Wilson para matarlo; pero cuando entraron al apartamento lo encontraron muerto en medio de un charco de sangre con sus manos atadas hacia atrás.

Wilson Noé fue decapitado y le cercenaron una oreja y dos dedos de una de sus manos.Luego de matar a Pavón, los homicidas se fueron para la vivienda de Iraheta, a cuyo patio ingresaron por la parte trasera. Los maleantes derribaron una puerta trasera y se metieron a la casa.

Los familiares de Iraheta relataron que los sicarios primero pasaron por uno de los cuartos donde estaba descansando un hermano de Antonio Florentino, quien se encontraba durmiendo en otro cuarto con su mamá.

Manifestaron que Antonio Florentino y su madre al escuchar el ruido se levantaron a ver qué sucedía y se encontraron con los encapuchados, quienes les dijeron que eran policías y les ordenaron que se tiraran al suelo.

El joven se agarraba de su progenitora y le decía “mami, mami”, pero pese a eso los homicidas se lo llevaron para el cuarto, donde lo degollaron y le infirieron varios balazos.

Las autoridades policiales manifestaron que por la forma en que mataron a los dos jóvenes presumen que el doble crimen lo cometieron miembros de pandillas.

Abandonan su casa

Manifestaron que ambos jóvenes vivían en la frontera de los territorios de la mara Salvatrucha y la pandilla 18, y una de las hipótesis que manejan es que supuestamente miembros de una de esas estructuras criminales los mataron porque sospechaban que los ahora occisos simpatizaban con una de las organizaciones delictivas, por eso le cercenaron la oreja y los dedos a uno de ellos como un mensaje.

Rubenia Iraheta, madre de Antonio Florentino, dijo que se marcharán de la casa porque teme por su vida y la de sus demás hijos.

“Me siento insegura no solo aquí, sino que en el país. Me voy con mis hijos y necesito ayuda del Gobierno, pido que me ayuden, yo me quiero ir con mi familia. Hoy mismo (ayer) queremos salir de aquí”, manifestó doña Rubenia, quien dijo que ellos son una familia de bien porque ella formó a sus hijos, los que son profesionales todos y no tienen nada que ver con las pandillas.

El doble crimen ocurrió en la colonia Los Laureles del sector Chamelecón.