San Pedro Sula, Honduras.

Luego de analizar las pruebas presentadas por la Fiscalía, un juez con jurisdicción nacional decretó el auto de formal procesamiento en contra del supuesto narcotraficante Nery Orlando López Sanabria, su esposa Erick Julissa Bandy y tres de sus trabajadores.

El juzgado emitió la resolución la madrugada de ayer luego de una extensa audiencia, en la que tanto la Fiscalía contra el Crimen Organizado como la defensa presentaron las pruebas.

Nery Orlando López Sanabria, quien fingió su muerte circulando una fotografía en la que aparece dentro de un ataúd, fue capturado el 6 de junio en la carretera de occidente, donde se identificó con una cédula de identidad a nombre de Magdaleno Meza Fúnez.

El sospechoso, de quien señalan es socio de los Valle, se conducía con su esposa Ericka Julissa Bandy en un vehículo y en la paila del mismo iba uno de los guardaespaldas de nombre Santos Mejía.

Otro de los carros era conducido por Maximiliano Echeverría y lo acompañaba Daniel Alvarado Ticas. Luego de la detención, los vehículos fueron inspeccionados y en uno de ellos encontraron, en un compartimento oculto, 193 mil dólares, armas de fuego, entre ellas, una con silenciador, aparte de dos teléfonos celulares, dos granadas y documentos.

A los cinco detenidos los acusaron de los delitos de lavado de activos, tenencia ilegal de armas de fuego de uso comercial y prohibidas, así como tenencia ilegal de explosivos.

Debido a que no lograron demostrar la legalidad del dinero ni presentaron permisos de portación de las armas comerciales, los cuatro hombres acusados fueron remitidos a la Penitenciaría Nacional de Támara y Ericka Julissa a la Penitenciaría Femenina. La Fiscalía presentó en la audiencia las actas de decomisos del dinero, las armas, así como los celulares y las granadas.

Pero aún no ha logrado establecer la identidad verdadera del principal acusado y de a quien aseguran pertenece el dinero que llevaban en el compartimento oculto.

Para la Dirección de Lucha contra el Narcotáfico (DLCN), el hombre que se identificó y está siendo juzgado como Magdaleno Meza Fúnez es en verdad Nery Orlando López Sanabria, quien en 2015 fingió su muerte con una fotografía dentro de un ataúd.

El sujeto hasta inscribió su defunción en el Registro Nacional de las Personas (RNP) con el fin de confirmar que en realidad estaba muerto.

El juzgado ha juramentado un perito con el fin de demostrar la verdadera identidad del capturado.

Según se conoció, el perito deberá tomarle las huellas dactilares al procesado y luego hacer las comparaciones, pues también el sujeto se hacía llamar Wilson López, incluso tenía propiedades inscritas con ese nombre.

Por haber utilizado otro nombre, la Fiscalía le imputó también el delito de uso de nombre supuesto, el cual deberá demostrar con los resultados del peritaje.

También López Sanabria está acusado por soborno doméstico, ya que, según la acusación, al momento de ser detenido por elementos de la Policía Militar les ofreció una fuerte cantidad de dinero para que los dejaran en libertad.