La madre de la niña de 10 años que fue supuestamente violada y está interna en el hospital Mario Rivas por haber abortado, según los médicos, asegura que desconocía que su hija hubiese sufrido abusos sexuales y que estuviera embarazada.

La menor, residente de la aldea El Calán de Villanueva, fue trasladada de emergencia por una vecina al centro asistencial el pasado jueves en la noche, ya que con ocho semanas de embarazo la niña presentaba dolores de vientre y sangrado.

Mientras estuvo interna en la cama número 17 de la sala de ginecología, la niña no había sido visitada por sus padres. Hasta el pasado sábado en la tarde llegó su madre, quien asegura que desconocía el estado de la menor.

“Ella nunca me dijo que la habían violado, estuvo dos meses con vómitos, la llevé al centro de salud y allí los doctores le dieron pastillas para los parásitos y se le quitó. Hasta el jueves que le pegó dolor de vientre le di un té de canela y mi amiga me hizo el favor de traerla aquí al Catarino porque yo no podía dejar solos a mis otros hijos”, relató la madre.

Aseguró que hasta que llegó al hospital, su hija le contó que había sido objeto de abuso sexual por un hombre desconocido que, mientras ella andaba dejando a su otro hijo, de 8 años, a la escuela, entró al apartamento adonde vive y la tomó por la fuerza.

“Dos hombres la habían intentado violar cuando ella iba para la pulpería y yo le dije que no saliera de la casa”.

Añadió que no había llegado por miedo a que la arrestaran por descuido.

Losmédicos informaron que la niña no fue dada de alta como estaba previsto, porque presentó fiebre luego del legrado. Juan Carballo, fiscal de la Niñez, dijo que hoy comenzarán a investigar el caso.