Choloma, Honduras.

Las oficinas de Contabilidad, Catastro, Secretaría Municipal y Obras Públicas fueron intervenidas de nuevo ayer por la Fiscalía contra la Corrupción Pública, elementos de la Policía Militar del Orden Público y la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación.

Desde las 9:30 am, los efectivos militares acompañaron a la fiscal para ingresar a la alcaldía, donde buscan nueva documentación que les permita ampliar la investigación que desde agosto del año anterior se realiza ante denuncias de supuestos actos de corrupción de la administración municipal.

Fueron varias horas las que se tomaron los investigadores y fiscales para clasificar la documentación requerida y llevarla al Ministerio Público en San Pedro Sula, donde será analizada por expertos.

Foto: La Prensa

Leopoldo Crivelli es acusado de los delitos de abuso de autoridad, malversación de caudales públicos, entre otros.
Investigación

Al final de la tarde se decomisaron actas de sesión de Corporación Municipal, donde se encuentran los acuerdos tomados que serán verificados con la documentación sustraída desde 2014 para determinar la legalidad de algunas decisiones tomadas durante la gestión del actual alcalde Leopoldo Crivelli.

“Han solicitado los libros de 2015 y buscan hablar con el gerente general Manuel Vallecillo. Ellos tienen intervenida la documentación de contabilidad y pidieron los archivos, pero no sabemos qué buscan. Hasta el momento son los libros que se manejan en Corporación con las actas y acuerdos tomados en sesión”, explicó María Dolores Guardado, apoderada legal de la Municipalidad de Choloma.

La funcionaria dijo desconocer por qué de nuevo se interviene esa alcaldía porque desde 2014 se llevaron la mayor parte de la documentación y aún no se encuentran irregularidades.

“Desde el año pasado se llevaron la mayor parte de documentos manejados en la Municipalidad y nos dejaron manos arriba. Ellos tienen suficiente información en la Fiscalía para ver si hay cosas raras; se van a convencer al llevar estos libros de Corporación. Deberían parar esto porque se ve que es una persecución política contra el alcalde”, dijo Guardado.