Potrerillos, Cortés

Una balacera entre mareros y policías dejó uno de los supuestos criminales muerto en un hecho ocurrido en el sector montañoso de la aldea San Miguel, lugar conocido como “santuario de mareros”.

El enfrentamiento se dio cuando los agentes hacían trabajos de inteligencia, pero al pasar por un caserío fueron recibidos a disparos por los supuestos antisociales.

El lugar está a media hora de camino desde el casco urbano de Potrerillos, por lo que los policías pidieron refuerzos y lograron capturar a seis supuestos miembros de la mara Salvatrucha.

Los detenidos son José Ángel Núñez Avelar, Efrén Catalino Lagos, Oliver Josué Ortiz Pérez, Cristian David Ríos Mejía, Alejandra Isabel Sierra Gómez y Bryan Antonio Benavides Bustillo.

En el lugar cayó abatido a disparos uno de los supuestos mareros que atacó a los agentes. La sorpresa fue cuando inspeccionaron la vivienda que servía como refugio, porque encontraron una caleta con drogas. Jorge Alberto Rodríguez, vocero regional de la Policía Nacional, dijo que equipos de la Dirección e Inteligencia Policial (Dipol) hacían trabajos de vigilancia y seguimiento de dos cabecillas de la Mara Salvatrucha (MS-13) y al acercarse, los agentes fueron recibidos a disparos. La balacera duró varios minutos porque era fuego cruzado entre los delincuentes y los agentes.

n una vivienda de la aldea San Miguel detuvieron a seis supuestos miembros de la mara Salvatrucha (MS-13), decomisaron una caleta con drogas y tres armas de fuego.

“Los mareros pretendían llevarse la droga que estaba dentro de un barril enterrado en la tierra, que era usado como caleta, el lugar era centro de acopio de la estructura criminal”, aseguró el oficial.

En el lugar, la Policía capturó a cinco hombres y una mujer, a quienes les decomisaron tres armas de fuego, un fusil AK-47, un fusil 30-30 y una pistola nueve milímetros.

Equipos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) se trasladaron al lugar para hacer las pesquisas del caso y buscar más evidencias.

Los supuestos delincuentes se refugiaban en una vivienda que se diferenciaba de las otras cercanas, los capturados tenían comodidades como aire acondicionado y tanque de agua.

Según las investigaciones de la Policía, los detenidos bajaban de la aldea a cometer delitos a los municipios de Potrerillos, Pimienta y Villanueva, luego regresaban adonde según ellos nunca serían encontrados.

“Eran los distribuidores de drogas en la zona, al momento del operativo se encontraron varias bolsas de supuesta marihuana que estaban listas para la distribución”, agregó el subcomisionado. Autoridades de Medicina Forense y del Ministerio Público hicieron el levantamiento del cadáver y lo trasladaron a la morgue de San Pedro Sula. Las autoridades de la Fusina ejecutarán más operativos para capturar cabecillas de maras y pandillas, quienes se refugian en lugares montañosos para tratar de evadir la justicia.

Agentes de inteligencia fueron atacados a balazos cuando hacían trabajos de seguimiento a dos supuestos cabecillas de la estructura criminal.