Puerto Cortés, Honduras

tenía un pedazo de tela amarrado y sus manos estaban atadas hacia atrás, comentaron vecinos al describir el estado del cuerpo de un joven que encontraron encima de una tumba en el cementerio de Cuyamel, en Omoa.

La víctima solo fue identificada con el nombre de Jonathan y, según dijeron, era de la zona y trabajaba en una tienda.

Ayer, en horas de la mañana, una persona que estaba en el cementerio se sorprendió al encontrar el cuerpo encima de una de las lápidas.

Según se conoció, a la víctima la llevaron hasta el cementerio en donde le dispararon en la cabeza.

Las autoridades forenses, Fiscalía y agentes de investigación hicieron el reconocimiento del cuerpo en el lugar.El cadáver fue trasladado a la morgue de Medicina Forense donde ayer le practicaron la autopsia.