29/01/2023
11:13 PM

Más noticias

En audiencia de declaración de imputados sospechosos de matar al padre “Quique”

La Policía ha capturado a tres sospechosos de participar en el asesinato. El sacerdote fue hallado el 3 de marzo en Morazán, Yoro.

San Pedro Sula, Cortés.

Horas después de su captura, dos de los tres involucrados en el asesinato del sacerdote José Enrique Vásquez Cálix comparecieron este jueves en la audiencia de declaración de imputado en los juzgados de San Pedro Sula.

Durante el desarrollo de dicha audiencia los sospechosos tienen la libertad de poder declarar si así lo desean, mientras que la Fiscalía estará solicitando una detención judicial. Los tres capturados llegaron a los juzgados, sin embargo, fue allí cuando de conoció que uno de ellos, de los capturados ayer miércoles, tiene 17 años, por lo que se seguirá un procedimiento aparte.

Elvis Guzmán, vocero del Ministerio Público, manifestó que “en el caso de los arrestados sobresale un menor de edad, quien fue remitido al juzgado correspondiente para su debido proceso, presentándosele como infractor con el delito de asesinato, robo con violencia e intimidación agravada”.

En el juicio permanecieron José Martín Guzmán Maldonado (20) por los mismos delitos y Nelson Ariel Lara Pineda (20), este último fue arrestado hoy y se le agrega el cargo de portación ilegal de arma.

“El Ministerio Público estaría pidiendo de 30 años a cárcel de por vida, considerando las agravantes de este hecho, ya que había premeditación, alevosía y ventaja , es por ello que no se descarta en su momento de llegar a un juicio oral y público”, precisó Guzmán.

Relacionada: Las últimas horas del padre Quique: Sicarios lo arrodillaron y acribillaron

Hasta el momento, en sus investigaciones, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) ha determinado que el móvil de la muerte del sacerdote es el robo.

Ayer miércoles la Policía Nacional capturó de manera preventiva en los municipios de Santa Rita y El Progreso, Yoro, a los primeros dos sospechosos. Mientras que el tercer implicado fue aprehendido hoy en la aldea Los Murillo, municipio de Morazán.

Según se conoció, al cura le quitaron la vida por robarle 20,000 lempiras que portaba.

Las autoridades continúan las investigaciones en torno a este hecho que enlutó a la comunidad católica.

A los primeros sujetos les decomisaron dos pistolas, una calibre nueve milímetros, la cual habría sido utilizada para matar al padre. Se informó que los casquillos encontrados en la escena del crimen tienen la misma serie de los que tenía en el cargador de la pistola calibre nueve milímetros decomisada. Otra de las pruebas de la vinculación de los detenidos con el crimen es que les decomisaron el celular del sacerdote.

Las pesquisas policiales indican que Guzmán Maldonado y el menor de edad ya sabían que el clérigo iba para Morazán, Yoro, el miércoles 2 de marzo y que llevaría 20,000 lempiras para la compra de unos materiales de una construcción que estaba haciéndole a su familia en Santa Cruz de Yojoa.

Vásquez era conocido en Morazán porque ayudaba a la comunidad y realizaba otro tipo de apoyo a los habitantes de la zona. Con la información que manejaban los ahora detenidos y otros dos individuos de Morazán planearon robarle el dinero al padre.

Los individuos le salieron al paso al sacerdote en las cercanías del puente Regina, de Morazán, y como el padre Quique los conocía paró la marcha de su carro doble cabina.

Una vez que el sacerdote paró el vehículo, Guzmán Maldonado y el menor, con dos individuos más lo asaltaron. Cuando el cura estaba afuera del carro quiso huir y fue cuando uno de los capturados a quien identificaron como Jorge Martín Guzmán Maldonado le disparó y lo hirió en el abdomen.

El clérigo ya herido corrió y se cayó unos metros adelante porque la herida lo debilitó y el otro apresado, el menor de edad, le disparó en dos ocasiones, lo que le provocó la muerte de inmediato, según las investigaciones.

Los homicidas se llevaron el carro de Vásquez y lo dejaron abandonado en Victoria, Yoro, a unos 16 kilómetros del lugar adonde mataron al párroco. Se informó que los detenidos confesaron que mataron Vásquez porque temían que los denunciara.

A Vásquez lo habrían ultimado cerca de la 1:00 pm del miércoles 2 de marzo y su cuerpo fue levantado a eso de las 5:00 pm e ingresado en la morgue de San Pedro Sula como desconocido en horas de la noche.

Al día siguiente, el cadáver fue identificado en la morgue y su carro fue encontrado abandonado. Los agentes de la DPI y de Dipol a cargo del caso iniciaron las investigaciones y con base en declaraciones de testigos lograron unos retratos hablados, los que junto con otra información sirvió para identificar a los sospechosos.