29/09/2022
01:40 AM

Más noticias

Dos personas muertas y cuatro heridas deja explosión de cohetería en Copán

Dos jóvenes murieron y cuatros se encuentran hospitalizados por las quemaduras al estallar una cohetería en una comunidad de La Jigua, Copán. Uno se debate entre la vida y la muerte.

Santa Rosa de Copán. Dos jóvenes perdieron la vida mientras que otros cuatro tienen quemaduras luego de que la cohetería artesanal en que trabajaban elaborando productos pirotécnicos estallara de manera accidental en una comunidad del municipio de La Jigua, Copán.

Cristian Alexander Miranda Arita (de 17 años) y Benjamín Perdomo (de 29) murieron en el hospital horas después de que ocurriera el suceso.

Entre los heridos se encuentran dos hermanos del fallecido, identificados como Ronal Javier (de 22) y Carlos Josué Miranda Arita.

Los otros dos jóvenes que resultaron con quemaduras graves son Fabricio Josué Bueso López (de 17) y José Elías Bueso (de 29), quienes son parientes.

El hecho ocurrió a eso de las 9:00 am de ayer en una vivienda ubicada en la comunidad de Potrerillos, de La Jigua, municipio del norte de Copán.

Para saber

- Testigos afirmaron que tres de las víctimas tenían sus piernas destrozadas y el 100% de su piel con quemaduras, dos están con ventilación mecánica.

- Lesbia Villeda, relacionadora pública del Hospital de Occidente, informó que una de las víctimas se encuentra en estado grave.

Parientes relataron que los seis jóvenes estaban elaborando cohetes en el interior de la casa de Benjamín Perdomo, el papá de uno de los jóvenes que estaba en el lugar, pero que afortunadamente solo resultó con quemaduras leves.

De acuerdo con el testimonio de testigos, a escasos metros de la cohetería artesanal, otras personas estaban haciendo trabajos de soldadura, por lo que presumen que una chispa o una esquirla caliente cayó cerca de los cohetes y provocó el estallido.

Tragedia

Los vecinos de la comunidad de Potrerillos escucharon dos estallidos fuertes y luego continuaron explotando los cohetes. La nube de humo que se formó alertó de la tragedia, por lo que se acercaron a la vivienda y la encontraron destruida.

Rafael Perdomo, pariente del dueño de la cohetería, relató a medios de comunicación que los vecinos tuvieron que sacar de los escombros a los jóvenes, que gritaban por el dolor.

“Sálvenme, sálvenme, no me quiero morir”, contó don Rafael que era el angustioso llanto de uno de los jóvenes que se quemó. “Yo cargué a tres de los cipotes, no supe quiénes eran porque estaban irreconocibles por las quemaduras”. Agregó que “nunca había sucedido algo así, mi sobrino (Benjamín Perdomo) tenía como tres años de estar haciendo esto (elaboración de cohetes)” .

En dos vehículos particulares lograron trasladar a los cinco jóvenes al Consejo 55 de la Cruz Roja de La Entrada, donde les dieron los primeros auxilios, y luego fueron remitidos en ambulancias al Hospital de Occidente.