02/12/2022
12:46 AM

Más noticias

Dentro de turismo matan a 3 hombres en Francisco Morazán

Triple crimen ocurrió en la aldea Urrutias del municipio de San Ignacio.

Tegucigalpa, Honduras.

Tres hombres perdieron la vida en un atentado criminal que se registró la tarde de ayer en la aldea de Urrutias, San Ignacio, al norte de Francisco Morazán.

El crimen ocurrió alrededor de las 2:30 pm, cuando las víctimas se conducían en un vehículo tipo turismo, color plateado y, de repente, fueron acribilladas a balazos por malhechores no identificados, sin que se conocieran los móviles.

Entre las víctimas se identificó a Santos Medina Escoto, primo de un periodista capitalino; Marvin Estrada, alias “El Tierno” y otro que solo fue conocido como “El Coyote”, quien, supuestamente, se dedicaba a traficar con indocumentados hacia Estados Unidos.

Equipos de la Policía de la jefatura departamental de Talanga y empleados de Medicina Forense se movilizaron a la zona a realizar el reconocimiento legal de los cadáveres y las investigaciones del caso.

Hasta anoche la Policía no había logrado establecer los móviles del triple crimen y la identidad de los autores materiales del atentado.

Matan a mecánico

En otro hecho violento, la Policía realiza las investigaciones en torno a la muerte violenta de un mecánico que se registró la mañana de ayer en la calle que conecta a las colonias La Pradera y Mileniun y el bulevar Fuerzas Armadas.

Dolientes identificaron a la víctima en la escena del crimen como Carlos Roberto Ordóñez García (31), quien tenía su domicilio en la colonia Flor del Campo, al sur de Comayagüela.

El infortunado laboraba en el taller industrial Omega, donde realizan trabajos de torno y soldadura, según lo informado por un testigo. Agentes de la Sección de Homicidios de la DNIC llegaron al lugar a realizar las averiguaciones orientadas a conocer los pormenores del hecho sangriento y quiénes podrían ser los responsables. Según relatos de testigos, el crimen ocurrió alrededor de las 9:30 am luego que Ordóñez García salió de su centro de trabajo hacia una pulpería, supuestamente a comprar cigarrillos.

En el trayecto fue interceptado por un malhechor, quien abrió fuego contra él con una pistola, infiriéndole unos siete balazos que le provocaron la muerte al instante.