25/05/2024
01:08 PM

“Él estaba bien metido en las cosas del Señor. Evangelizaba a los compañeros en la celda”

  • 04 febrero 2023 /

Plutarco Ruiz, quien estaba preso por las muertes de María José y Sofía Alvarado murió a manos de dos hombres el pasado jueves.

Santa Bárbara

“Él había cambiado bastante. Como humano uno falla, pero él reconoció que había fallado”, esto dijo Pedro Dubón Ruiz, primo hermano de Plutarco Ruiz, quien fue ultimado en un pasillo que conduce a los módulos MX1 y MX2, de la cárcel de El Pozo, en Ilama, Santa Bárbara.

Dubón, en una entrevista al canal HCH también expresó que la familia está desorientada por lo sucedido, ya que el crimen ocurrió dentro una prisión de máxima seguridad. “No entendemos. Quién dio esa pistola, cómo sacaron esa pistola.Todavía no podemos creer”.

Respecto al cambio de Plutarco contó que el día del asesinato se dirigía al comedor, tras haber estado en ayuno. “Él estaba bien metido en las cosas del señor. Evangelizaba a los compañeros en la celda”, además agregó que Plutarco se había acostumbrado a rezar en una ermita dentro de la cárcel.

Extorsionadores asesinaron a Plutarco Ruiz a balazos y machetazos

Plutarco, quien purgaba una pena de 45 años de prisión por el asesinato de la Miss Honduras Mundo María José Alvarado y su hermana Sofía Trinidad Alvarado, fue ultimado la tarde del pasado jueves por Wilmer Alfredo Escoto López y Juan de Dios Cardona Cáceres, quienes de acuerdo a las investigaciones le quitaron la vida con una pistola y un machete.

Tras el suceso violento, el cuerpo sin vida de Plutarco fue llevado a la morgue de San Pedro Sula. Posteriormente fue entregado a sus familiares. Lo velan hoy sábado en Santa Bárbara, y el domingo por la mañana será enterrado.

Una de las hipótesis que manejan las autoridades es que el crimen contra Plutarco lo ordenaron de afuera de la prisión por la muertes de María José y Sofía Alvarado y que “pagaron buen dinero por la cabeza de Plutarco”.

Las hermanas Alvarado fueron asesinadas en noviembre de 2014 y como autor del crimen fue acusado Ruiz, quien pretendió padecer trastornos mentales, lo que era falso, para que no lo condenaran, según pruebas médicas que le practicaron.

“Él estaba bien metido en las cosas del Señor. Evangelizaba a los compañeros en la celda”