Tegucigalpa, Honduras.

Los familiares de Esthefany Waleska Castillo Espinal y Yeslyn Dayanara Carranza Ruiz retiraron ayer por la mañana los cadáveres de ambas jovencitas, quienes se ahogaron el mediodía del sábado en una poza del río Guacerique.

Esthefany Waleska pasó dos días pidiendo permiso a su madre para ir a bañar a la quebrada con su inseparable amiga, sin imaginarse que ambas iban a perder la vida.

Doña Martha, su madre, le dijo que habían ido a bañar el jueves a la quebrada y que mejor fuera otro día; sin embargo, a los pocos minutos Esthefany pasó por la casa de Yeslyn y decidieron irse.

Los cadáveres de las dos jovencitas los entregaron la mañana de ayer a los familiares y los llevaron al sector de La Majada, aldea de Mateo, Distrito Central, donde hubo consternación entre los pobladores.

A las 11:30 am, los familiares transportaron el cadáver de Esthefany Waleska a la comunidad de Las Chilcas, Santa Lucía, Orocuina, lugar de donde era originaria, y este día será sepultada. El cadáver de Yeslyn Dayanara Carranza Ruiz fue velado en la iglesia Dios es la Única Respuesta.