Tegucigalpa, Honduras.

Este miércoles se dictó la lectura de sentencia en tribunales de Tegucigalpa contra dos exempleados del hospital Escuela Universitario tras hallarlos culpables del delito de tráfico ilícito de drogas agravado.

Los sentenciados fueron encontrados culpables de transportar marihuana en un compartimento falso de una ambulancia perteneciente a esa institución de salud pública de Honduras.

Puede leer: Joven fue golpeada hasta morir y abandonada a orilla de la CA-5

Los sentenciados son Júnior Joaquín Rivera Sánchez, oficial de seguridad del hospital, y Héctor Leonel Dubón Sam, motorista de la unidad.

A los sindicados se les considera integrantes de la pandilla 18, una de las estructuras criminales más preponderantes que operan en el territorio hondureño.

Los hechos ocurrieron el 7 de abril de 2020, cuando estos transportaban marihuana en la unidad ambulatoria y fueron requeridos, por considerar sospechosa la actividad, por agentes policiales en la salida a Olancho desde Tegucigalpa.

Además: Decomisan cargamento de marihuana que ocultaban en un camión

La inspección ocurrió después de una denuncia que llegó hasta la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), en la que se describía que los hombres realizarían un traslado de droga utilizando la ambulancia.

El Sistema Nacional de Emergencias 911 coordinó las acciones de búsqueda y detección. Esa mañana, frente a una estación de buses de la salida a Olancho, se instaló un retén en el que se detuvo a la ambulancia HEU-201 y se requirió a sus ocupantes.

En el compartimento falso entre la madera tapizada se encontraron 669 paquetes de marihuana. Por el crimen, Rivera Sánchez y Dubón Sam cumplirán una condena en el centro penal de Támara, Francisco Morazán.