Asturias, España

El empresario hotelero español César Román, conocido como el Rey del cachopo (plato típico de la región de Asturias, en el norte de España) y detenido el viernes como sospechoso de asesinar a una joven hondureña con la que mantuvo una relación sentimental, ayer se declaró inocente de ese crimen.

Información
El defensor dijo que solo sabe lo publicado por los medios de comunicación, pues recién toma el caso del empresario español.

Román quedó con prisión preventiva sin derecho a fianza, será llevado a Madrid el lunes e irá el próximo martes a audiencia.

Él está siendo investigado por el asesinato y posterior descuartizamiento del cuerpo de Heidi Paz Bulnes (de 25 años), declaró ayer por primera vez en las dependencias de la Policía española en Zaragoza (noreste), ciudad en la que fue detenido en un restaurante en el que trabajaba desde hace dos meses bajo una falsa identidad después de haber cambiado su aspecto físico.

El abogado de Román, Javier Notivoli, explicó que las investigaciones se encuentran bajo secreto sumarial.

Autoridades informaron que investigan los supuestos mensajes amenazantes que Román le enviaba a la hondureña.

Fotos cuando sostenía una relación con la hondureña Heidi Paz.

Declaración.

Según el defensor, “él conoce los hechos que se le imputan, un delito de asesinato, y me asegura que es total y absolutamente inocente de los cargos que se le imputan”.

Añadió que Román se muestra tranquilo, “no solo mental, sino también físicamente”, y que su actitud es en todo momento de “total cordialidad”.

Este 13 de agosto, el cuerpo de Heidi Paz Bulnes fue encontrado descuartizado dentro de una maleta en un edificio de Madrid que había sufrido un incendio parcial, y su cadáver fue identificado gracias al cotejo del ADN del torso.

El inmueble, de uso industrial, es propiedad de Román, dueño de varios restaurantes en Madrid y desaparecido desde últimos de julio pasado. Era conocido como el Rey del cachopo, un plato a base de carne de res empanada con jamón serrano y queso típico de la región de Asturias.

Fuentes policiales señalan a Román como uno de los principales sospechosos de la muerte de la mujer; aunque no se descartan otras hipótesis, como un ajuste de cuentas motivado por los problemas económicos que aparentemente tenía el empresario. Autoridades registraron el apartamento adonde vivía el empresario español, aunque aún no revelan si hallaron algo incriminatorio.

Foto de los destrozos que hicieron juntos en un restaurante, adonde exigían más bebidas.

Escándalo

El dueño de un bar y restaurante de Madrid, en declaración a medios televisivos españoles, afirmó que la hondureña había trabajado con él, pero que tras dejar de trabajar en el local le exigió 800 euros, aunque él solo le debía 300. Para evitar un escándalo, el propietario del negocio accedió a darle 700 euros; sin embargo, cuenta que ella regresó horas después con Román y se pusieron a beber.

Cuando los meseros se negaron a darles más bebidas, ellos comenzaron a destrozar el lugar. Según el propietario del local, “parecían endemoniados” y la hondureña Heidi incluso rompió una botella y amenazó a los clientes.

Foto de los destrozos que hicieron juntos en un restaurante, adonde exigían más bebidas.