16/05/2022
07:22 AM

Más noticias

Dentro de casa acribillan a dos hermanos lavacarros en Tegucigalpa

Una de las víctimas era estudiante de bachillerato. Una hermana llegó a buscarlos porque no contestaban el celular y se encontró con la triste escena.

TEGUCIGALPA. Dos hermanos que se dedicaban a lavar carros en la calle de acceso de la residencial Centroamérica fueron acribillados a balazos por personas desconocidas dentro de su vivienda.

Los occisos fueron identificados como Sergio Nahún Hernández Álvarez (de 28 años) y Damián Alejandro Hernández Álvarez (de 18), originarios de Zacapa, Santa Bárbara y residentes en el sector adonde les quitaron la vida.

Personas que residen en el sector comentaron que el doble crimen ocurrió a eso de las 9:30 pm del lunes, pues escucharon fuertes golpes en la puerta de ingreso a la humilde vivienda y casi de inmediato varios disparos, con los que les quitaron la vida.

Sin embargo, fue hasta las 11:00 am de ayer que las autoridades fueron notificadas de que en el lugar había dos personas asesinadas, por lo que un equipo de agentes de la Policía Nacional y Policía Militar del Orden Público (PMOP) corroboraron lo ocurrido.

Adonay Hernández, padre de los muertos, comentó que la noche del lunes estuvo llamando como de costumbre a sus hijos, pero fue raro que no le contestaron las llamadas. Fue así que le dijo a una de las hijas que fuera a ver lo que les pasaba y fue cuando se encontró con la dantesca escena.

Las dos víctimas se dedicaban a lavar carros a la orilla de la calle y en frente de su vivienda. Damián Alejandro era estudiante de bachillerato en la jornada nocturna, por lo que los vecinos lamentaron lo ocurrido y demandan de las autoridades que investiguen y capturen a los responsables.

“Mis hijos me decían que no tenían problemas con nadie, pues yo les ayudé con lo que pude y ellos se sentían agradecidos”, comentó Adonay Hernández.

Las autoridades policiales informaron que los cuerpos de los hermanos presentaban múltiples heridas de arma de fuego.

Según lo informado, las víctimas tenían de diez a doce horas de muertos cuando levantaron sus cadáveres a las doce del mediodía de ayer.