"Él cantaba en la iglesia": Tragedia de niño sacude a una familia hondureña

El menor de ocho años perdió la vida en una habitación, después de que un árbol cayera sobre su casa en Naco, norte de Honduras.

El menor cursaba el tercer grado escolar.
El menor cursaba el tercer grado escolar.

San Pedro Sula, Cortés.

Un menor de 8 años perdió la vida aplastado por una de las paredes de su casa en horas de la noche de este miércoles. La tragedia se consumó cuando una de las estructuras cedió en medio de ventiscas en la zona norte de Honduras.

Puede leer: Investigan si muertos en ataque habían sido citados para cometer un crimen

Parientes de Diddier Quiroz describieron que el niño se encontraba en una habitación cuando ocurrió el hecho. Entonces, un árbol aledaño a la vivienda se desplomó y cayó sobre la residencia en el sector de Naco, municipio de San Pedro Sula.

Diseño sin título.7672(1024x768)

La pared cedió a consecuencia de la caída del árbol y aplastó al menor, quien, aún con vida, fue trasladado a una clínica en el sector de Cofradía, pero fue imposible mantenerlo con vida. Las heridas y fracturas provocadas por la caída fueron graves.

Además: Capturan a sospechoso de intentar asesinar a dos policías en su día libre

El menor fue sepultado en Tegucigalpa, de donde es originario uno de los padres. Cursaba el tercer grado escolar y era, según relato de familiares, un asiduo asistente a una congregación evangélica de la comunidad.

En la residencia del menor, afectada por la caída del árbol, son notorios los daños en la estructura y las pertenencias, como electroomésticos, camas y otros objetos. Vecinos procedieron a cortar el árbol ante una inminente segunda caída de los ramales, que podrían provocar otra tragedia.

Familiares lamentaron: "Diddier era un niño involucrado en las cosas de Dios. Cantaba en la iglesia. Es una gran pérdida".

La Prensa