Policía de Honduras incauta 1,392 kilos de cocaína enterrados

La droga fue localizada en una aldea del municipio de Limón durante una operación de "vigilancia y seguimiento", indicó la Policía en un comunicado.

La droga incautada fue presentada por las autoridades hondureñas.
La droga incautada fue presentada por las autoridades hondureñas. /

Tegucigalpa, Honduras.

La Policía Nacional de Honduras incautó este miércoles 1,392 kilos de cocaína que estaban enterrados en el departamento de Colón, en el Caribe del país centroamericano, aunque no hay detenidos, informó una fuente oficial.

La droga fue localizada en una aldea del municipio de Limón durante una operación de "vigilancia y seguimiento", indicó la Policía en un comunicado.

El alijo estaba distribuido en 58 bultos enterrados en un terreno de la aldea Francia, donde las autoridades hondureñas encontraron "varios agujeros realizados, aparentemente, con maquinaria para almacenamiento de presunta droga", añadió.

LEA: Cadáver que encontraron embolsado era de un misquito

Las autoridades policiales localizaron "un depósito de supuesta droga a mayor escala" en Colón, señaló la institución, que afirmó que no hay personas detenidas por el caso.

Según una investigación preliminar de las autoridades, la droga decomisada ingresó al territorio hondureño vía marítima, por lo que la operación fue apoyada por las Fuerzas Armadas de Honduras.

Además de la cocaína, fueron incautados "varios vehículos" para efectos de investigación, agregó la Policía.

La operación fue coordinada por agentes de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Dirección Nacional Policial Antidrogas (DNPA), con apoyo de elementos del Grupo de Operaciones Especiales Tácticas (GOET) y la Dirección Nacional de Servicios Policiales Fronterizos (DNSPF).

Con esta última operación, las autoridades de Honduras han decomisado en lo que va del año más de 7 toneladas de cocaína en diferentes operaciones, principalmente en el Caribe del país, según cifras oficiales.

También han sido destruidas este año una decena de pistas de aterrizaje clandestinas que eran utilizadas por los cárteles del narcotráfico para mercadear drogas, en el marco del escudo aéreo, marítimo y terrestre que las autoridades hondureñas pusieron en marcha en 2014 para reducir el tráfico de drogas procedentes de América del Sur.

El escudo marítimo cuenta con el apoyo de Estados Unidos, a través de un guardacostas en aguas internacionales colindantes con las de la nación centroamericana en el Caribe, mientras que el aéreo es ejecutado por Honduras de manera unilateral.

Agentes de la Policía Nacional, la Policía Militar de Orden Público y otras instituciones desarrollan el escudo terrestre.

La Prensa