Dos muertos y dos heridos dejó balacera en Tegucigalpa

Los criminales escaparon en un vehículo turismo que abandonaron frente a la posta policial de Las Brisas.

Familiares en las afueras de la morgue capitalina.
Familiares en las afueras de la morgue capitalina.

Tegucigalpa, Honduras.

Una balacera en una cantina ubicada en la terminal de buses de la colonia Villa Nueva, salida al oriente de la capital, dejó como saldo dos hombres sin vida y dos más con graves heridas.

El tiroteo se registró a eso de las 8:30 pm del miércoles por parte de personas desconocidas fuertemente armadas.

Las víctimas son Carlos Ramón Baquedano Carrasco (de 37 años), alias Pollo Quemado, y German Eduardo Escalante Godoy (de 36). El cuerpo de "Pollo Quemado" quedó tirado dentro del expendio de aguardiente, a un extremo de la calle que conduce a la colonia Los Pinos de la capital.

Puede leer: Se incendia fábrica de camas y colchones en El Polvorín

Mientras que Escalante mortalmente herido fue trasladado en una ambulancia a la sala de emergencias del Hospital Escuela, donde minutos después falleció.

Las dos personas heridas fueron identificadas como José Betanco, alias Paleta, quien recibió varios balazos en diferentes partes del cuerpo por lo que permanece bajo vigilancia médica y un conductor de bus que fue identificado solo con el alias de Huele Rico, quien presentaba un balazo en una pierna, por lo que fue atendido y dado de alta en el principal centro asistencial debido a que no era de gravedad.

Investigaciones

Informes preliminares establecen que los responsables del hecho criminal se transportaban en un vehículo turismo y llegaron al lugar atacando a las víctimas con armas automáticas.

Además: Bus interurbano se incendia tras recalentarse frenos en Sonaguera

Tras cometer el hecho, los delincuentes se dieron a la fuga y tras una tenaz persecución por parte de miembros de la Policía Militar del orden público por el bulevar Fuerzas Armadas, los hechores dejaron abandonado el carro frente a la posta policial en la colonia Las Brisas de Comayagüela y salieron corriendo.

Los familiares que llegaron a reclamar los cuerpos de Carlos Ramón Baquedano Carrasco y German Eduardo Escalante Godoy comentaron que ambos se dedicaban a lavar carros y vender agua en bolsa en la terminal de buses donde fueron acribillados a balazos.


La Prensa