Cinco muertos y tres heridos en confuso tiroteo en Tegucigalpa

Miembros de la Policía Militar se enfrentaron a delincuentes que llevaban raptadas a varias personas dentro de un microbús.

Ocho personas que iban en un microbús fueron alcanzadas por las balas en un enfrentamiento entre agentes de la PMOP y delincuentes.
Ocho personas que iban en un microbús fueron alcanzadas por las balas en un enfrentamiento entre agentes de la PMOP y delincuentes.

Tegucigalpa, Honduras

Cinco personas perdieron la vida y tres resultaron heridas en un enfrentamiento entre delincuentes y miembros de la Policía Militar. El hecho se dio a las 11:00 pm en la Residencial Honduras después de que un grupo de delincuentes raptó a un joven en El Tablón.

Cuando tenían a la persona raptada se encontraron con un microbús en el que se transportaban empleados de una empresa de encomiendas, por lo que subieron a la víctima al automotor y cuando intentaban huir fueron interceptados por los uniformados y comenzaron la nutrida balacera.

Las personas que perdieron la vida son Óscar Ramón Pineda Torres (de 23 años), Fredy Ernesto Posadas Ortiz (de 48), Jaime Enrique García Bonilla (de 39), Yimi Antonio Palma Herrera (de 20) y Arnaldo Bueso Mejía (de 25).

Los heridos son Luis Saúl Bueso Rodríguez (de 20), quien es soldador y trabaja con el pastor de la iglesia evangélica, Luis Armando Álvarez Cabrera y un muchacho de 16 años, de quien no se dio a conocer su identidad.

El enfrentamiento sucedió después de que mareros raptaron a un joven en el sector de El Tablón y lo subieron en un microbús azul en el que se transportaban empleados de una empresa de encomiendas.

El intercambio de balazos entre uniformados y delincuentes ocurrió al llegar a la Residencial Honduras.

Colisión. El microbús colisionó con un turismo Kia Sephia, azul, después que los militares lo perseguían, ya que minutos antes habían recibido una llamada de alerta de que habían raptado a una persona y que la habían subido en la pequeña unidad de transporte. Al percatarse de la presencia de los uniformados, la persona que había sido raptada gritó y pidió auxilio.

Fue en ese momento que se inició el intercambio de tiros entre los militares y los delincuentes.

En el lugar del incidente, tres personas perdieron la vida al instante, una en una ambulancia del 911 y otra en el Hospital Escuela Universitario. Dos de los heridos fueron dados de alta la tarde de ayer y fueron enviados a la Dirección Policial de Investigaciones (DPI). El tercer herido se encuentra en recuperación.

Las víctimas. Jaime Enrique García Bonilla, uno de los muertos, era el conductor del microbús que desde hace diez años trabajaba en la bodega de químicos del Sanaa y en horas de la noche se dedicaba a transportar el personal de una empresa de envíos.

Las personas que llegaron a reclamar el cadáver a la morgue comentaron que García Bonilla era una persona humilde, muy trabajadora y que no tenía problemas con nadie.

La Prensa