Dictan medidas cautelares a policía que lanzó bomba lacrimógena dentro de bus

José Luis Arita Ávila acusado del delito de limitación e impedimento de derechos fundamentales, establecido en el artículo 548 del Código Penal vigente.

José Luis Arita Ávila lanzó una bomba dentro de un bus. /

Cortés, Honduras

Medidas cautelares dictó este viernes un juez al policía que lanzó una bomba lacrimógena dentro de autobús en Choloma, Cortés.

La Fiscalía Especial de Derechos Humanos presentó requerimiento fiscal en contra de José Luis Arita Ávila, agente de la Dirección Nacional de Viabilidad y Transporte (DNVT).

El policía es acusado del delito de limitación e impedimento de derechos fundamentales, establecido en el artículo 548 del nuevo Código Penal.

El hecho violento se registró en el municipio de Choloma, Cortés, cuando después de una discusión entre los policías y el chófer del autobús, uno de los representantes de las fuerzas del orden lanzó la bomba, lo que afectó a todas las personas que viajaban en la unidad.

Al parecer, el chófer de la unidad de transporte, con pasajeros de una maquila (industria ensambladora), habría incurrido en la falta de llevar más pasajeros de los permitidos según las nuevas normas, para evitar los contagios con la COVID-19. Uno de los policías incluso le pidió a los pasajeros que se bajaran, pero éstos no lo hicieron, y acto seguido, uno de los uniformados, al pie de la puerta principal del autobús, lanzó la bomba lacrimógena.

policl.3(800x600)
El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Jair Meza, dijo que la acción de los dos policías es "un caso aislado", pero que "no se justifica".

Policías suspendidos

La Secretaría de Seguridad de Honduras suspendió a los dos elementos de la Policía Nacional, luego de que uno de ellos lanzó una bomba de gas lacrimógeno al interior de un autobús lleno de pasajeros.

Los pasajeros, afectados por el gas, salieron despavoridos del transporte colectivo. El incidente, que trascendió en medios locales de prensa y redes sociales, fue grabado por uno de los pasajeros con un teléfono móvil.

Añadió que el hecho se pudo derivar del estrés que sufren los policías, debido a que muchos llevan bastante tiempo sin salir, por haber estado en servicio durante la pandemia de la COVID-19, que desde marzo, afecta al país centroamericano. Según Meza, el caso servirá como "escuela" en jornadas con los policías a través de una iniciativa con la Embajada de Estados Unidos.

El chófer del transporte indicó que le pidió a los policías que le permitieran ir a dejar a los pasajeros y que, después, lo detuvieran por la falta que habría cometido, pero que su reacción fue violenta.

La nueva generación de policías de Honduras tiene distinta formación, luego de un proceso de depuración en los últimos cinco años. Además de la acción contra los dos policías implicados en el incidente de hoy por parte de la Secretaría de Seguridad, la Fiscalía de Derechos Humanos también ha procedido, y contra el que lanzó la bomba se abrió un proceso judicial, informó Meza.

La Prensa