Niegan cambio de medidas a esposa del fallecido Magdaleno Meza

El Poder Judicial informó que Erika Bandy García deberá continuar en la cárcel de mujeres.

En octubre el 2019, Erika Bandy solicitó el cambió de cárcel pues dio a conocer que temía por su vida.
En octubre el 2019, Erika Bandy solicitó el cambió de cárcel pues dio a conocer que temía por su vida.

Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades del Poder Judicial en la Sala I del Tribunal de Sentencia en Honduras informó este martes que se declaró sin lugar la petición de cambio de medidas para Erika Bandy García, esposa del fallecido Magadaleno Meza, supuesto miembro del cartel de los hermanos Valle Valle.

"A la ciudadana Bandy García se le supone responsable de los delitos de tenencia ilegal de arma de fuego de uso prohíbo y lavado de activos, en perjuicio de la economía y la seguridad interior del Estado de Honduras", detalló en redes sociales el Poder Judicial.

Erika Bandy continuará recluida en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (Pnfas), donde fue enviada después de su captura en junio de 2018.

Además lea: Esposa de Magdaleno Meza teme por su vida y pide que la trasladen de la cárcel de mujeres

La esposa de Meza fue detenida junto a su esposo y tres guardaespaldas. Un equipo de la Policía Militar de Orden Público (PMOP) y la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) participaron en la captura.

Desde el pasado mes de octubre solicitó su traslado a otro centro penitenciario pues teme por su vida; sin embargo, deberá permanecer en la cárcel de mujeres.

Su esposo también conocido como Nery Orlando López Sanabria, uno de los socios del cartel Valle Valle, fue asesinado el 26 de octubre del 2019 en la cárcel de máxima seguridad en Ilama, Santa Bárbara.

Por el asesinato de Magdaleno en la cárcel de El Pozo fueron acusados en los juzgados cuatros reclusos, quienes, según los registros de la Policía, tienen en su haber ocho asesinatos.

El narcotraficante, tres años antes de su asesinato, fingió su muerte y preparó su entierro al que pocas personas asistieron y luego mostraron una fotografía de un cadáver en el ataúd en el que había sido supuestamente sepultado.

La Prensa