Radiólogo y un menor, las víctimas que se calcinaron en busito

Los infortunados se accidentaron en Talanga cuando viajaban de Catacamas a Tegucigalpa.

Miembros del Cuerpo de Bomberos recuperaron los cuerpos calcinados dentro del microbús el viernes por la tarde.
Miembros del Cuerpo de Bomberos recuperaron los cuerpos calcinados dentro del microbús el viernes por la tarde.

Tegucigalpa, Honduras

Un técnico en Radiología, recién egresado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), y un menor de edad son las personas que perdieron la vida al accidentarse e incendiarse el microbús en el que se transportaban desde Catacamas a Tegucigalpa.

Una de las víctimas es Carlos Jiménez (de 26 años), quien en noviembre anterior finalizó sus estudios de Radiología y en junio próximo iba a recibir el título que lo acreditaría como profesional universitario. Y la otra víctima es Isaías Carranza (de 17). El fatal accidente tuvo lugar el viernes alrededor de las 3:00 pm en la aldea La Esperanza, a inmediaciones del kilómetro 63 de la carretera a Olancho.

Cuando transitaban por el sector, al microbús blanco, placas HAB-4564, se le explotó una llanta, por lo que Carlos Jiménez perdió el control y fue a impactar a un poste del tendido eléctrico.

Debido al fuerte impacto, el microbús se incendió y los dos ocupantes perecieron al instante.

Los cuerpos quedaron calcinados, por lo que fueron rescatados por miembros del Cuerpo de Bomberos.

Se conoció que el microbús tenía un botón de emergencia y en la empresa se dieron cuenta de que algo pasaba, por lo que llegaron a la escena, pero lamentablemente ya estaban muertos.

Los familiares de los occisos comentaron que Carlos Jiménez trabajaba en una empresa distribuidora de café y que el menor había viajado como acompañante.
Ambos residían en la colonia La Joya, de Tegucigalpa.

La Prensa