Empleado del Ministerio Público es sospechoso del asesinato de dos personas

A través de las cámaras del 911 se identificó el carro en el que, según testigos, andaban los hechores.

José Ariel Rosales. Este carro fue captado por una cámara del 911 cerca de la escena del crimen. El vehículo era conducido por el detenido.
José Ariel Rosales. Este carro fue captado por una cámara del 911 cerca de la escena del crimen. El vehículo era conducido por el detenido.

TEGUCIGALPA.

Un motorista de la Sección de Control y Registro de Evidencias del Ministerio Público (MP) es considerado como el principal sospechoso del asesinato de un comerciante y su amigo, hecho ocurrido el domingo en la carretera a Olancho.

El sospechoso fue identificado como José Ariel Rosales Mejía (de 33 años). Luego del crimen, agentes policiales realizaron investigaciones con testigos, quienes relataron que tres hombres vestidos con uniformes policiales oscuros, armas de grueso calibre y encapuchados se bajaron de un carro gris, Toyota Hilux, doble cabina, sin placas, para dispararles a las víctimas. Con esos datos, se emitió la alerta al 911 para que se le diera seguimiento al automotor mediante las cámaras de seguridad.

El doble crimen fue en la aldea Nueva Flores. Las víctimas fueron identificadas como Osman Rolando Valeriano y Elvin de Jesús Gámez

El carro fue ubicado en la colonia Cerro Grande y varias patrullas se movilizaron al lugar. Al llegar, el automotor sospechoso salía de la zona cuatro de la citada colonia; al percatarse de la presencia policial, el conductor del Hilux color gris se dio a la fuga iniciándose la persecución policial, sin embargo, fue interceptado a la altura de la residencial Casandra.

LEA: Encapuchados matan a comerciante y su ayudante en Olancho

En el interior del carro propiedad del MP se encontraron dos cargadores con proyectiles calibres 9 y 5.56 milímetros similares a los casquillos hallados en la escena del crimen. El imputado fue remitido a la Dirección Policial de Investigaciones DPI y el MP presentó el requerimiento fiscal por el delito de asesinato.

La Prensa