Más noticias

“Karla era una madre ejemplar, dio todo por sus dos hijos”

Karla Adabel Centeno y sus pequeños Abel Isaí y Moisés Jareth fueron sepultados en una misma fosa en el cementerio general de la ciudad de El Progreso.

Parientes y amigos dieron ayer el último adiós a Karla Adabel Centeno y sus hijos Abel Isaí y Moisés Jareth Centeno, quienes murieron quemados al incendiarse su vivienda en la colonia Berlín, de El Progreso.
Parientes y amigos dieron ayer el último adiós a Karla Adabel Centeno y sus hijos Abel Isaí y Moisés Jareth Centeno, quienes murieron quemados al incendiarse su vivienda en la colonia Berlín, de El Progreso.

EL PROGRESO.

Karla era una excelente mamá. Siempre estaba pendiente de ellos, siendo madre soltera, muchas veces trabajaba solo para darles alimento a sus hijos, no sé cuántas veces llegaron a la escuela sin haber comido”, dijo llorando la maestra Sonia Ondina Martínez.

Los pequeños Abel Isaí (de 5 años), su hermano Moisés Jareth Centeno (de 4) y su madre Karla Adabel Centeno (de 30) murieron quemados el pasado martes al incendiarse su vivienda en la colonia Berlín, de El Progreso.

A la familia la velaron ayer en el centro comunal de la colonia, adonde funciona el jardín de niños en el que los pequeños llegaban cada mañana a aprender.

ENT3(800x600)
Vecinos lamentaron que la madre pasaba por muchas limitaciones económicas y hacía trabajos de limpieza para darles de comer a sus hijos.

La educadora dijo que eran niños ejemplares, muy atentos, respetuosos y tímidos en clase, nunca les escuchó malas expresiones. “Karla también fue mi alumna y era un ejemplo para las madres solteras, porque dio todo por sus niños”.

Una amiga que asistió al funeral muy consternada expresó que “es lamentable ver que estando muertos sobró la comida en el funeral, cuando ellos estaban vivos aguantaron hambre y muy pocos les ofrecíamos un plato de comida, muchas veces no mandaba los niños al jardín porque no ajustaba para comprarles merienda”.

A las 2:00 pm, los tres ataúdes fueron trasladados en un carro fúnebre a la iglesia bautista Berea, donde un pastor ofreció la prédica. Posteriormente los trasladaron al cementerio general, adonde a pesar de la lluvia las personas se movilizaron.

En una misma fosa quedaron la madre y sus dos hijos, quienes fueron despedidos por sus familiares, compañeritos y amigos en medio de alabanzas y globos blancos y amarillos que soltaron.

Uno de los pastores de la colonia Berlín que asistió al sepelio expresó que como iglesias se unirán más para ver las necesidades de los pobladores y evitar que ocurra ese tipo de tragedias.

Hecho

Por falta de pago le habían cortado el servicio de energía, por lo que Karla y sus hijos se alumbraban con candelas; se supone que esa fue la causa del incendio la madrugada del martes.

Los bomberos controlaron el incendio en media hora y encontraron a los niños y su mamá muertos y abrazados en el baño del cuarto donde dormían. Vecinos recordaron que Karla lavaba ropa ajena y aseaba casas “para darles de comer a sus hijos”.

ENT2(800x600)