Velan a familia que murió en incendio en El Progreso, Yoro

Las víctimas fueron Karla Centeno (30 ) y sus pequeños Abel Isaí (5) y Moisés Centeno (4).

La madre junto a sus hijos al lado izquierdo; el velatorio, lado derecho.
La madre junto a sus hijos al lado izquierdo; el velatorio, lado derecho.

El Progreso, Yoro.

La familia que falleció en un incendio en la madrugada del lunes en la colonia Berlin de El Progreso, Yoro, es velada este jueves después de que sus restos fuertan entregados por Medicina Forense.

Atrapados en el baño de su casa y abrazados murieron quemados una madre y sus dos hijos al incendiarse la vivienda la madrugada del pasado lunes en la colonia Berlín.

Las víctimas fueron identificadas como Karla Adabel Centeno (de 30 años) y sus pequeños hijos Abel Isaí (de 5) y Moisés Jareth Centeno (de 4).

Testimonios del día del incendio

Johana Acosta, quien vive en una de las casas contiguas a la vivienda siniestrada, relató que como a la 1:00 am “escuchamos que el zinc empezó a sonar como que eran tiros y pensamos que estaban matando a alguien, pero cuando nos asomamos por la ventana a ver qué pasaba miramos que ya las llamas salían de la casa de los niños”.

LEA: Mueren calcinados una madre y sus dos niños de 5 y 4 años en El Progreso, Yoro

urrea(800x600)
Un pastor evangélico realiza una oración en medio del velatorio de la familia Centeno.

“Varios vecinos salimos y le gritábamos 'Karla, Karla, Karla' y quisimos entrar en la vivienda para auxiliarlos, pero las llamas no nos dejaban entrar para abrir las puertas que estaban cerradas”.

Los bomberos controlaron el incendio en media hora y encontraron a los niños y a su mamá muertos en el baño del cuarto donde dormían. La joven recordó que Karla en su agonía clamaba “auxilio, auxilio” y gritaba “¡Isaí, Moisés!”, que son los nombres de sus dos niñitos, y después ya no se escuchó la voz de Karla”.

Al tiempo que las lágrimas bañaban su rostro, Johana dijo que todos los vecinos están apesarados porque Karla, madre soltera, “era una muy buena persona, por muchas necesidades que pasara, y por eso todos los vecinos estamos apesarados y los niños eran terremoto y la alegría del pasaje y nos van hacer mucha falta”.

Sus últimos momentos

Acosta recordó que antes de irse a acostar la noche del lunes, “los niños me dijeron, ‘Johana, tenemos hambreʼ, porque a pesar de que tienen otros parientes la ayuda no era constante, y les mandamos a comprar baleadas, el mayor comió bastante, pero el otro solo comió dulces y tomó fresco”. Blanca Doris Guillén, otra de las vecinas, dijo que Karla era una madre que nunca se separaba de sus hijos y que buscaba apoyo en los vecinos.

“La casa de Karla no tenía luz hace dos semanas porque se la habían cortado. Era madre soltera y buscaba refugio donde los vecinos porque éramos los únicos que le ayudábamos”, expresó doña Blanca.

Indicó que Karla lavaba ropa ajena y aseaba casas “para darles de comer a sus hijos, y si no hallaba trabajitos también pedía prestado, pero de hambre no dejaba morir a sus niños”.

“Se supone que una candela provocó el incendio, anoche ella fue a comprar unas candelas a la pulpería para alumbrarse en la casa”. Los bomberos dijeron que a la 1:30 am llegaron al lugar y en 30 minutos controlaron las llamas y hallaron a los tres muertos en el baño del último cuarto donde se refugiaron. La madre quedó abrazando los cuerpos de sus niños.