Los 11 reos que han encontrado la muerte en El Pozo y La Tolva

Integrantes de la Mara Salvatrucha y Pandilla 18, entre los 11 muertos dentro de El Pozo y La Tolva, las cárceles de máxima seguridad en Honduras.

Magdaleno Fúnez y José Rafael Reyes, alias Spider, de los reclusos muertos más conocidos en su momento.
Magdaleno Fúnez y José Rafael Reyes, alias Spider, de los reclusos muertos más conocidos en su momento.

San Pedro Sula, Cortés.

Los departamentos de Santa Bárbara y El Paraíso fueron escogidos por las autoridades como los puntos ideales para instalar las dos cárceles de máxima seguridad en Honduras.

El funcionamiento de estos dos centros carcelarios, El Pozo en Ilama y La Tolva en Morocelí, fue con el objetivo que los reos ya no vivieran como reyes, tal y como lo hicieron por muchos años en otras prisiones del país.

Antecedente
En uno de los peores incidentes en una prisión de Latinoamérica, en febrero del 2012 murieron 362 reos durante un incendio en la penitenciaría de Comayagua, 70 km al norte de Tegucigalpa.

De igual manera, para evitar el ingreso de armas, dinero, drogas y órdenes de asesinato desde adentro; sin embargo, este sistema penal inexpugnable que inició en 2017, ha presentado ciertas lagunas desde entonces hasta la fecha.

Lea también: Seguridad da su versión del por qué custodio abrió puerta de reos que mataron a Magdaleno Fúnez

Reos como Magdaleno Fúnez y alias Spider encontraron la muerte precisamente en estas prisiones de máxima seguridad y sin explicación alguna hasta ahora. Algunos de los reclusos fallecidos ya eran condenados por diferentes delitos como sicariato, extorsión, asesinato y tráfico de drogas, mientras que tros tenían proceso judicial pendiente.

Algunos de ellos fueron presentados públicamente como integrantes de la Mara Salvatrucha o de la Pandilla 18. Tenían en su historial homicidios, manejo de equipo de armas e intimidadores de comerciantes y otros.

A continuación el historial de muertes de reos dentro de las dos cárceles catalogadas por las autoridades, como las más "seguras" de Honduras:

1

19 de junio de 2017

Dos privados de libertad fueron asesinados en horas de la madrugada en la cárcel conocida como La Tolva en Morocelí, El Paraíso.

Las autoridades del Instituto Penitenciario informaron mediante comunicado el fallecimiento de Julio César Osorio Gordón (32), quien había sido trasladado desde la cárcel de Támara, zona central de Honduras.

Gordón cumplía una condena de 84 años por asesinato, asociación ilícita y almacenamiento ilegal de armas de fuego prohibidas. Según el informe brindado por el INP, el privado de libertad falleció producto de un enfrentamiento entre sus propios compañeros de celda, todos miembros de la Pandilla 18. Tras el hecho se aislaron a otros ocho reos que eran compañeros de celda, a estos se les investigaba para encontrar el o los culpables.

Por otra parte, se informó del fallecimiento de otro recluso, este estaba ubicado en otra celda dentro de La Tolva. El nombre del fallecido correspondía César Alejandro Chavarría (19). Las autoridades investigaban si estos hechos estaban relacionados por alguna rivalidad entre ellos o grupos criminales dentro de ese centro penal.

2

30 de septiembre de 2018

Dos muertos y siete heridos dejó un amotinamiento que se registró en horas de la tarde en la cárcel conocida como La Tolva, en la zona oriental de Honduras.

Uno de los privados de libertad falleció en el recinto penitenciario, mientras que el otro murió en el Hospital Escuela Universitario (HEU), hasta donde fue trasladado con el fin de intentar salvarle la vida. De ninguno se dio a conocer las identidades de manera oficial.

Se presumía que un grupo de mareros de la MS-13 se filtró a uno de los módulos asignados a los reos conocidos como "Los Paisas", una vez allí, comenzaron a atacarlos con armas cortopunzantes.

Se identificaron a los heridos como Farid Galindo Pérez (25); Julio César Ramírez (20); Edwin Javier Gonzáles (34); Jorge Enrique García (24); Darwin José Mejía Mendoza; Mauricio Gálvez y Edgar Ramírez Ruíz (20), quienes fueron trasladados a dos centros asistenciales diferentes, una parte a HEU y la otra al Hospital Gabriela Alvarado de Danlí.

3

8 de octubre de 2018

Dos reclusos murieron de manera violenta en la Penitenciaría de Ilama, Santa Bárbara, conocida como El Pozo. Los victimados respondían a los nombres de Elvin Josué Valladares Castellanos y Wilmer Nahún Fonseca Rodríguez, quienes estaban recluidos en el módulo 4, considerado por las autoridades penitenciarias como de mínima seguridad.

Los parientes de Valladares y Fonseca manifestaron que no conocían en detalle cómo murieron, pues las autoridades penitenciarias no les informaron qué pasó dentro de la cárcel la madrugada del lunes que fue cuando mataron a los dos reos.

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) informaron el día del crimen que el hecho se produjo a las 4:28 am. Según lo indicado, las autoridades militares encargadas del centro penitenciario aislaron al presidiario José Dionisio Rivas Fonseca, quien era uno de los sospechosos de haber cometido el crimen junto con otros reclusos. En el informe de las autoridades del INP se estableció que la confrontación entre los reclusos se produjo con objetos cortopunzantes hechizos.

4

30 de junio de 2019

En el tiempo dedicado a la visita familiar, los reos de los módulos 5 y 6 de El Pozo, en Santa Bárbara, protestaron mediante una riña que dejó dos muertos, ambos miembros de la Mara Salvatruch (MS-13).

El Instituto Nacional Penitenciario (INP) no dio a conocer los nombres de los occisos, pero se supo que ambos no presentaban heridas de armas de fuego ni de arma blanca, aunque se presumía que murieron producto de una asfixia.

En las afueras de la cárcel varios familiares de los reos que llegaron a visitar a sus parientes, muy molestos aseguraron que al menos tres ambulancias ingresaron al centro penitenciario, al tiempo que exigían a las autoridades información sobre lo sucedido.

5

4 de octubre de 2019

Como José Rafael Reyes Gálvez (de 43 años) fue identificado por sus familiares el reo que murió asfixiado en el centro penal de Ilama, Santa Bárbara.

Según sus familiares, José Rafael Reyes fue encontrado muerto en el piso y lo único que sabían es que había sido asfixiado.

Reyes Gálvez, alias Spider y pandillero de la 18, tenía alrededor de un año de estar en El Pozo, pero guardaba prisión desde 2015 luego de haber sido capturado en El Salvador, país en el que utilizaba otra identidad, pero que fue expulsado de esa nació porque tenía órdenes de captura por varios delitos en Honduras.

El pandillero purgaba una condena en El Pozo y la mañana del 3 de octubre después de una revuelta en el modulo 1 de mínima seguridad fue encontrado muerto.

6

25 de octubre de 2019

Un muerto y un herido se registró el viernes en la cárcel de máxima seguridad La Tolva, en Morocelí, El Paraíso.

La víctima mortal fue Marco Tulio Amador y el herido Carlos Alberto Acevedo, quien está fuera de peligro. El supuesto hechor es el preso Marvin Lara, pandillero de la MS-13, a quien le decomisaron una pistola 9 milímetros.

Desde temprano, los policías penitenciarios informaron a sus superiores que había malestar entre los reclusos debido a las fuertes medidas impuestas en el sistema de reclusión, y por lo tanto, se empezaba a gestar un conato de amotinamiento.

7

26 de octubre de 2019

Un grupo de reclusos asesinó en el centro penal de Ilama al supuesto narcotraficante Nery Orlando López Sanabria, quien recibió múltiples balazos y heridas con arma blanca.

El asesinato ocurrido en horas de la mañana, quedó registrado en las cámaras de la cárcel conocida como El Pozo, en donde se ve la saña con la que fue asesinado el supuesto narco que se hacía llamar Magdaleno Fúnez.

Se informó que autoridades del centro penal se disponían a hablar con el grupo de reos para darles a conocer nuevas medidas de seguridad cuando ocurrió el hecho.

En el video se observa cuando dos penitenciarios hablan con Nery Orlando y otro recluso, el cual es registrado por un custodio. Mientras otro policía (vestido con camiseta café, pantalón moteado y con su rostro cubierto) se adelanta para abrir con una llave un portón rojo.

Al abrir, rápidamente un grupo de seis sujetos sale del área del portón y uno de ellos dispara directamente en la cabeza a López Sanabria. El hechor descarga el arma en la humanidad de la víctima, quien cae al piso mientras los otros compinches amenazan a los policías penitenciarios con un cuchillo.

Después, el sujeto que sostiene el cuchillo asesta varias puñaladas a la víctima, quien ya está tirada en el piso. Con rapidez y de forma desordenada, el individuo continúa hiriéndole la pierna. El que dispara vuelve a cargar la pistola y continúa disparando mientras otro de los criminales le da otra puñaladas a Nery López en el costado derecho.

En el video de un minuto con tres segundos se ve que los custodios (que no andan armados, solo con toletes) quisieron acercarse, pero los pandilleros les mostraban el cuchillo para intimidarlos y que se retiraran.

Luego, los seis sujetos se meten al recinto del portón rojo y dejan tirado el cuerpo ensangrentado del presunto narcotraficante. El grupo de criminales también hirió al recluso que estaba con López Sanabria y a un policía militar, ya que una bala le impactó en la pierna.