Más noticias

EEUU: maniático sexual secuestró a hondureña

James Peterson se encuentra preso bajo una fianza de dos millones de dólares. La mujer y su bebé fueron rescatados por la Policía.

Acusado. James Peterson
Acusado. James Peterson

CAROLINA DEL NORTE.

Una madre hondureña de 24 años y su bebé de ocho meses estuvieron secuestrados en Carolina del Norte, en la casa de un hombre que las autoridades dijeron podría haberlos traído a Estados Unidos, informó ayer en su portal Noticias Telemundo.

La joven y su hijo pasaron más de un mes atrapados por el hombre de 54 años en su casa en la comunidad de Willard, en el este de Carolina del Norte.

Estoy encerrada en una casa y ando con un bebé... no me dejan salir”, dijo llorando la mujer, según grabaciones de audio de la llamada al número de emergencias 911 a las que tuvo acceso Noticias Telemundo. “Me puso una pistola eléctrica. El otro día me quise escapar y me metió del pelo con la pistola”.

Según Noticias Telemundo, James Bryan Peterson mantuvo a sus víctimas en la cochera de su casa, pero el 1 de agosto las trasladó a otro local a unos 90 metros de su casa.

LEA: Donald Trump frenará migración de familias con detención indefinida de niños

La mujer contó que Paterson usó en múltiples ocasiones un arma aturdidora con la cual recibía descargas eléctricas y también le apuntó con una pistola. Así abusó sexualmente de ella, informó la Policía. La hondureña consiguió un teléfono y pudo denunciar el secuestro.

James Bryan Peterson fue acusado de trata de personas (un adulto y un menor de edad), secuestro en primer grado, servidumbre involuntaria, servidumbre sexual, privación ilegal de la libertad y secuestro en segundo grado.

El 9 de agosto el sheriff de la Policía del condado de Pender recibió una llamada del número 911 del servicio de emergencias reportando la situación desesperada de una mujer que se encontraba secuestrada a punta de pistola.

En la llamada ella dijo que el sospechoso era quien la había traído desde Honduras. “Pensamos que alguien la trajo al país con el propósito de hacer trabajos forzados o esclavizarla sexualmente”, dijo Benjamin David, fiscal de Pender.