Más noticias

Donald Trump frenará migración de familias con detención indefinida de niños

EEUU anuncia que pone fin al Acuerdo Flores, que limitaba la detención de menores a 20 días.

Migración. Un agente de EEUU con migrantes centroamericanos en la frontera con Ciudad Juárez. EFE
Migración. Un agente de EEUU con migrantes centroamericanos en la frontera con Ciudad Juárez. EFE

Washington.

El Gobierno del presidente Donald Trump anunció ayer el fin de un acuerdo que ha protegido a los inmigrantes menores de edad, que impide que permanezcan detenidos más de 20 días, en un intento por frenar la migración de familias indocumentadas, que se ha disparado en los últimos meses.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dio a conocer en un comunicado “una regla final” destinada a acabar con las disposiciones del llamado Acuerdo Flores, vigente desde 1997, que será publicada mañana en el Registro Federal y entrará en vigor en 60 días desde entonces.

El Acuerdo Flores establece protección a menores indocumentados en cuestiones como vivienda, atención médica, educación, nutrición e higiene, y los fallos judiciales que han ido dando forma a esta norma prohíben al Gobierno mantener detenidas a las familias con niños durante más de 20 días.

Acuerdo Flores
1Surgió tras una demanda presentada por la ACLU y otras oenegés en 1985 en nombre de Jenny Lisette Flores, una adolescente de 15 años que huyó de El Salvador para reencontrarse con su tía en EEUU. Tras varios años de litigio se llegó a un acuerdo en 1997 con el Gobierno de Bill Clinton.

2El presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Perez, calificó la medida de “inmoral” y señaló que muestra “la crueldad de esta Administración”.

El secretario del DHS en funciones, Kevin McAleenan, explicó en su cuenta de Twitter que “la acción de hoy aborda una debilidad impuesta por los tribunales a la ley de inmigración, que impidió que el DHS detuviera a familias unidas durante más de 20 días y codifica compromisos críticos sobre las condiciones para los menores bajo cuidado federal”. A juicio de McAleenan, la medida adoptada “elimina el incentivo que alienta a los traficantes a explotar niños”.

El Acuerdo de Flores, que data de hace décadas, está desfasado y no tiene en cuenta el cambio masivo de la inmigración hacia familias y menores de América Central”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Trump, que ha hecho de la lucha contra la inmigración irregular un eje de su gobierno y un mensaje central de su campaña, lanzó en 2018 una política de “tolerancia cero” que propició que más de 2,300 niños fueran separados de sus padres migrantes y que tuvo que suspender ante una ola de indignación.

Desde la Casa Blanca, Trump defendió que con sus políticas el número de personas que llegan a la frontera está en retroceso y agradeció a México, con quien firmó un acuerdo migratorio para frenar el flujo, negociado bajo la amenaza de imponer aranceles.

Una de las cosas que va a pasar cuando se den cuenta de que las fronteras están cerrándose... es que no van a venir”, dijo Trump a periodistas.

Varias organizaciones de derechos humanos advirtieron que van a acudir a los tribunales para evitar la derogación del Acuerdo de Flores. “Este es otro ataque cruel contra los niños, a quien el gobierno de Trump ha atacado una y otra vez con sus políticas contra los inmigrantes”, denunció la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).

La organización de defensa de los derechos humanos dijo además que “el gobierno no debería estar encarcelando niños y que ciertamente no debería estar buscando la forma de poner a los niños en prisión por más tiempo”.