Más noticias

Casi 18 años le podrían caer a hombre que violó a su hijo en San Pedro Sula

La sentencia máxima es de 20 años de cárcel, más las penas accesorias de inhabilitación absoluta e interdicción civil.

Juzgados en San Pedro Sula.
Juzgados en San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Cortés.

Son 17 años y ocho meses de reclusión que la Fiscalía ha pedido a la sala primera del Tribunal de Sentencia de los juzgados sampedranos, contra Edicto Zavala Santiago, condenado por un caso de violación especial en perjuicio de su hijo de siete años de edad.

El condenado por unanimidad fue declarado culpable el pasado 17 de marzo por el delito de asesinato. Cabe mencionar que la sentencia máxima es de 20 años de cárcel, más las penas accesorias de inhabilitación absoluta e interdicción civil.

Inicialmente, el ahora condenado había aceptado la comisión del delito y una sentencia mínima de 15 años de reclusión como resultado de un acuerdo de estricta conformidad entre acusadores y defensores.

Lea también: Incautan 159,600 dólares dentro de un hotel en San Pedro Sula

No obstante, al ser consultado por los jueces sobre su consentimiento para aceptar consenso, el encausado dio marcha atrás en su decisión y en consecuencia se realizó el juicio oral y público en su contra, que ahora lo expone a la pena máxima.

De acuerdo a la acusación de la Fiscalía Especial de la Niñez, en el año 2015 el personal de enfermería del Centro Panamericano de la Salud, en la aldea Peña Blanca de Santa Cruz de Yojoa, Cortés, reportó un comportamiento sexual inusual e inadecuado en un niño de casi siete años de edad, que por desnutrición era tratado y albergado ahí junto con otros infantes.

Según el reporte, en dos ocasiones este menor fue visto y denunciado por otros varoncitos sobre sus intentos sexuales.

Cuando le preguntaron el por qué de ese comportamiento, el niño respondió que en dos ocasiones su papá lo violó. Con ese testimonio, que los jueces dieron como "coherente, congruente y concordante", más los dictámenes médicos que científicamente confirmaron el acceso carnal del acusado a su menor hijo y más los testimonios de los testigos, los jueces dieron como hecho probado un delito de violación especial ocurrido entre 2015 y 2016 cuando el niño tenía entre 6 y 7 años.