Más noticias

Forenses analizan el ADN de niños que murieron quemados

Los familiares esperan que esta semana les entreguen los cuerpos de los dos niños para sepultarlos.

 Dos días después de la tragedia, el lugar adonde se inició el incendio fue limpiado por cuadrillas de la Municipalidad.
Dos días después de la tragedia, el lugar adonde se inició el incendio fue limpiado por cuadrillas de la Municipalidad.

San Pedro Sula, Honduras

Los familiares de los dos menores que murieron en un voraz incendio la tarde del viernes en los bordos de la colonia El Limonar piden a las autoridades forenses agilizar la entrega de los cuerpos para sepulturlos.

Dato
Las pruebas de ADN son necesarias para identificar los cuerpos de los menores, dieron a conocer las autoridades de Medicina Forense

Las muestras de ADN de Adrián Alexander (de 4 años) y Joshua Sair Posas Alvarado (de 22 meses) fueron enviadas a los laboratorios centrales de Medicina Forense en Tegucigalpa para que sean analizadas hoy.

El proceso tarda unos dos meses, pero por ser menores de edad, las autoridades agilizarán el proceso para que las pruebas estén listas en el menor tiempo posible y así entregar los cadáveres a los familiares.

Juana Alvarado, abuela de los menores, manifestó que los forenses le aseguraron que el martes o el miércoles le entregarán los cuerpos. “Ojalá y nos los den, porque queremos darles cristiana sepultura a los niños y luego llevarme a mi hija de aquí porque ella está sufriendo mucho al ver el lugar adonde murieron sus hijos”, dijo la señora.

Agregó que ya tienen listo el lugar adonde serán velados y enterrados los niños, por lo que piden agilizar el proceso de las pruebas. “Deben ser conscientes del dolor de sus seres queridos y entregarlos rápido”.

ar-niños-060119(800x600)
Dos días después de la tragedia, el lugar adonde se inició el incendio fue limpiado por cuadrillas de la Municipalidad.

Incendio. A partir de los hechos relatados por los vecinos, el siniestro empezó el viernes por la tarde. Minutos antes de la tragedia, Sindy Elizabeth Posas, madre de los menores, salió a la pulpería a comprar comida, dejando a los niños dormidos en la casa.

Al regresar encontró la casa cubierta por las llamas. “Estuve con ella el 31 y estuvimos hablando que este año Alexander iba a entrar al kinder; pero nunca me imagine que en una tragedia así iba a perder a mis nietos”, comentó la abuela.

El Cuerpo de Bomberos, a través de la Oficina Técnica de Prevención y Seguridad contra Incendios, investiga las causas del siniestro. Alberto Varela, jefe de Bomberos en la zona noroccidental, dijo que se está elaborando el informe para conocer qué fue lo que pasó.

“El informe establecerá si el incendio fue accidental u ocasionado, pero estamos a la espera”, argumentó.