Cae el “Rey de La Mosquitia”, socio de Wilter Blanco

Tenía orden de captura por tráfico de drogas. Dirigía la banda el “Tigre” y les quitaba las propiedades a los vecinos.

José Emilio Arrechavala Galindo, detenido ayer en el municipio de Villeda Morales por traficar drogas.
José Emilio Arrechavala Galindo, detenido ayer en el municipio de Villeda Morales por traficar drogas.

Tegucigalpa, Honduras.

Lo llamaban el “Rey de La Mosquitia”, por el poderío y miedo que infundió en el municipio de Villeda Morales, en el departamento de Gracias a Dios, pero ayer no se resistió y cayó en un operativo que ejecutó la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Fue a través de la Fuerza de Tarea Subordinada en Gracias a Dios que se le dio captura. José Emilio Arrechavala Galindo es acusado de tráfico de drogas y almacenamiento de armas prohibidas e indumentaria militar.

El “Rey de La Mosquitia” fue localizado en la comunidad de Klupky. Desde hacía meses le seguían la pista, a raíz de las actividades ilícitas que desarrolló junto con Wilter Blanco, a quien extraditaron desde Costa Rica a Estados Unidos en marzo de este año.

Las investigaciones lo ubican como el responsable de trasladar la droga desde Nicaragua hasta Honduras.

En diciembre de 2016 fue detenido también en la comunidad de Klupky su hijo José Mael, quien tenía orden de captura por lesiones, daños y desobediencia.

Sus operaciones

Arrechavala es catalogado como un hombre que infundía temor, que mantenía el control del municipio y que a través de la banda el “Tigre” despojaba de las pertenencias y propiedades a las personas que se oponían a sus operaciones ilícitas en la zona.

Asimismo, las autoridades informaron que la banda de Arrechavala se dedicaba al robo de ganado, cometían asaltos y violaciones, entre otros delitos que los mismos pobladores le adjudican al detenido. Entre el rosario de delitos que tiene en su contra aparecen una serie de atentados que cometió contra pobladores y autoridades en la zona.

En sus operaciones, Arrechavala trabajaba en el trasiego de droga utilizando los puntos ciegos y contaba con el apoyo de algunos pobladores, los que en determinados momentos actuaban como banderas para informarle de los movimientos de las autoridades entre Palacios y el municipio de Juan Francisco Bulnes, para operar entre Nicaragua y Honduras.

La Prensa