04/08/2022
07:03 PM

Más noticias

El tenso reencuentro de Meghan y Harry con Kate y William en último evento antes del Megxit

El esperado reencuentro entre los duques de Sussex y los de Cambridge en El Servicio de la Commonwealth resultó demasiado incomodo y un tanto insípido para los fanáticos de las parejas reales.

Reino Unido.

Las parejas conformadas por los duques de Sussex y de Cambridge protagonizaron un esperado reencuentro público este 09 de marzo en El Servicio de la Commonwealth, el último evento oficial de los Sussex antes de concluir el Megxit.

Pero el momento que serviría para disipar la idea de un distanciamiento entre los hermanos y sus respectivas esposas solo dejó en evidencia que los 'Fab Four' no se llevan bien.

Los videos captaron al príncipe Harry y a Meghan Markle sonriendo al público antes de tomar sus asientos en la abadía de Westminster, a donde llegaron adelantados al príncipe William y Kate Middleton, quienes entraron minutos después para tomar sus respectivos lugares.

MIRA: ¿Meghan puso celoso a Harry?, se disculpa joven que piropeo a duquesa de Sussex

La tradición dicta que Harry, que no es un futuro rey, se siente con Meghan en la segunda fila detrás de la reina Isabel, Carlos, Camilla, William y Kate durante el servicio.

En vivo y en directo se pudo ver a Meghan saludar y sonreír a William y Kate, mientras los Cambridge tomaban asiento en el Altar Mayor. Harry también dijo “hola” con una gran sonrisa a su hermano, pero todo se volvió incómodo entre ellos con la fría respuesta de William, que solo asintió con la cabeza y tomó su lugar.

ADEMÁS: Meghan Markle enfurece a Camilla Parker Bowles con publicaciones en Instagram

El único que se mostró amable con los Sussex fue el príncipe Eduardo, hijo menor de Isabel, quien fue visto hablando con Harry y Meghan mientras estaban en sus asientos. Mientras su esposa, Sophie, parecía ignorar a la pareja.

Se especula que los Cambridge está profundamente sentidos por tener que llevar la carga que representa la renuncia de Harry y Meghan a sus deberes reales.

Desde que la pareja lanzó la bomba de su renuncia, bautizada Megxit, a inicios de enero, los Cambridge no han parado de asistir a eventos en representación de la Reina.