Príncipe Carlos sigue sufriendo secuelas del COVID-19

El heredero al trono británico aún padece algunas secuelas del coronavirus a más de dos meses de haberse superado de la enfermedad.

El príncipe Carlos fue uno de los primeros royals en contagiarse con coronavirus.
El príncipe Carlos fue uno de los primeros royals en contagiarse con coronavirus.

Reino Unido.

El príncipe Carlos de Inglaterra sigue sufriendo con las secuelas del coronavirus a más de dos meses de haberlo superado.

Y es que el heredero al trono británico no ha recuperado por completo sus sentidos del gusto y el olfato tras su batalla contra el COVID-19, que contrajo en marzo, según reveló en una visita al personal de un hospital esta semana.

Page Six reportó que el miembro de la realeza británica, de 71 años, habló de su experiencia personal con nuevo coronavirus al acudir al Hospital Real de Gloucestershire con su esposa, Camilla, duquesa de Cornwall, de 72 años.

MIRA: Duque de Edimburgo posa con Isabel II para celebrar su 99 cumpleaños

"Él habló de su experiencia personal, así que fue una experiencia de primera mano para él. También habló sobre su pérdida de olfato y sabor y, más o menos, dijo que todavía sentía (esos síntomas) ahora", dijo Jeff Mills, un asistente de atención médica del Hospital General de Cheltenham que estuvo presente en la visita.

El hijo de la reina Isabel II y su pareja observaron las medidas de distanciamiento social en el recinto durante la reunión, que fue su primer compromiso físico desde el cierre de espacios en Reino Unido por la pandemia.

ADEMÁS: Las carreras de Ascot, sin Isabel II ni espectadores por la pandemia

Hace unas semanas el padre de los príncipes William y Harry confesó que fue uno de los pocos afortunados en sufrir síntomas leves, considerando su edad.

"En mi caso tuve bastante suerte (...) y puedo entender mucho lo que otras personas han pasado" con el coronavirus, declaró en entrevista con Sky News, al tiempo que expresaba su solidaridad con todos aquellos que han perdido a seres queridos a causa del virus.

La Prensa