Más noticias

La princesa Diana no murió por las heridas del accidente de auto, indicó experto forense

El doctor Richard Shepherd dijo que Lady Di pudo haberse salvado aquel trágico 31 de agosto de 1997.

Diana murió en un accidente automovilístico en París el 31 de agosto de 1997.
Diana murió en un accidente automovilístico en París el 31 de agosto de 1997.

Londres, Inglaterra.

Las heridas que la princesa Diana sufrió en el accidente que terminó cegando su vida no debieron haberla matado, indica un nuevo libro del patologo forense Richard Shepherd.

El doctor Shepard, quien investigó la muerte de Lady Di desde el día uno, argumenta que la lesión "muy pequeña", un rasguño en una vena, solo causó la muerte de la royal porque estaba en el lugar equivocado, escondida en lo profundo de su pulmón.

Asimismo el experto indicó que la lesión sufrida por Diana era "tan rara" que no creía haber visto una igual en toda su carrera.

El doctor agrega que el caso de la exesposa del príncipe Carlos es un caso llamado en su carrera como "si tan solo". “Si tan solo hubiera golpeado el asiento en la parte delantera en un ángulo ligeramente diferente. Si tan solo hubiera sido lanzada 10 mph más despacio", escribió Sheperd en su libro "Christopher Hart from Unnatural Causes".

MIRA: Rose Hanbury de amiga de Kate Middleton a supuesta amante del príncipe William

Pero una cosa que podría haberla salvado estaba totalmente bajo su control, sostiene Shepherd.

"Si solo ella hubiera estado usando un cinturón de seguridad. Si hubiera sido restringida, probablemente habría aparecido en público dos días después con un ojo morado, tal vez un poco sin aliento por las costillas fracturadas y con un brazo roto en un cabestrillo", indicó el experto.

Las heridas sufridas por Diana tras el accidente automovilístico en París el 31 de agosto de 1997 resultaron ser fatales para la madre de los príncipes William y Harry.