29/06/2022
04:39 PM

Más noticias

“Tratar las aguas residuales debe ser prioridad en SPS”

EL exalcalde sampedrano Roberto Larios conversó con LA PRENSA sobre temas de la ciudad.

San Pedro Sula, Honduras.

Para el exalcalde Roberto Larios Silva, el tratamiento de las aguas residuales en la ciudad debe ser prioridad para las nuevas autoridades municipales.

En el año 2000, Larios Silva suscribió el contrato para concesionar los servicios públicos tan importantes para la salud, como son el agua potable y el alcantarillado sanitario.

Tratar el agua ha sido uno de los grandes retos, y los avances que hay en el tema son la compra de tres terrenos en Cofradía, Rivera Hernández y Chotepe, pero uno de ellos fue invadido.

El proyecto que se construiría en Chotepe se sometió a licitación, pero no se llevó a cabo. En el caso de Cofradía y Rivera Hernández no se han llevado a cabo, ya que se han enfrascado en el problema de Chotepe, terreno que fue invadido.

El exalcalde conversó con LA PRENSA 21 años después de esa firma y consideró que Aguas de San Pedro ha operado con mucha eficiencia el agua potable y la red de alcantarillado sanitario.

En lo que se refiere al tratamiento de las aguas residuales o negras ha sido imposible realizarlo por el incumplimiento contractual, según él, de parte de la municipalidad.

“La población usuaria, la ciudad en general y todo el valle de Sula han venido sufriendo todo tipo de enfermedades y epidemias por la falta de este elemental servicio. No es difícil comprender el enorme daño a la salud y el deterioro al medio ambiente, provocando muertes de gran cantidad de niños y adultos por la inexplicable actitud de las autoridades de no atender esta situación”, manifestó.

Larios, quien fue alcalde en dos períodos, añadió que Aguas de San Pedro realizó todos los estudios, diseños, planos y promoción o la licitación pública internacional dada la complejidad de la obra, sin poder adjudicarla al mejor oferente por la indisponibilidad de los terrenos.

Recordó que el terreno de Chotepe fue invadido por activistas de un partido político sin que hubiera acciones legales para recuperarlos. “Ahora se tendrá que adquirir vía compra con fondos municipales otro predio”, expresó.

“Nos alegra escuchar que hay interés de parte de las nuevas autoridades municipales y que comprendan la urgencia y necesidad de tratar las aguas residuales. Estamos claros de que la inversión necesaria para las tres plantas es superior a los 200 millones de dólares, por lo que se deberá tener apoyo financiero de países amigos u organismos de crédito como BID, Banco Mundial, BCIE u otros porque el costo no podrá obtenerse con base en tarifas”, dijo.

Especificó que no se debe seguir jugando con la salud de las personas del área metropolitana y de todo el valle de Sula.