19/05/2024
11:31 PM

Suspenden al director, administrador y jefe de personal del Mario Rivas

  • 15 julio 2014 /

El centro asistencial hondureño está siendo intervenido por las autoridades que investigan supuesta negligencia con los pacientes.

San Pedro Sula, Honduras.

Los cargos de dirección, administrador, jefe de personal, compras y almacén del hospital Mario Rivas quedan en suspenso, según informó Melin Fernández, exministro de Salud y presidente de la C omisión Interventora.

“Ahora nos reunimos con el personal para informarle de los alcances del decreto presidencial, las funciones de la comisión y las acciones inmediatas. Quedan en suspenso algunos empleados del hospital”, explicó Fernández.

El exfuncionario dijo que consultaron con asesoría legal de Salud y acordaron que las personas que están suspendidas seguirán apoyando las investigaciones porque conocen los proceso.

Lea además: “El hospital Mario Rivas está secuestrado por el crimen organizado”

Sin embargo no tendrán el poder de tomar decisiones. 'Todas las decisiones van a ser colegiadas por la Comisión Interventora y se comunicarán mediante oficios', comentó.

Sobre la intervención

En 30 días entregará el primer informe del hospital Mario Rivas la comisión interventora, según Lenin Palencia, uno de sus miembros.

NOTA Y VIDEO: Hombre murió engusanado por supuesta negligencia

“El Presidente ha establecido un tiempo máximo para entregar un informe claro de propuestas. Para resolver el problema de la atención pasamos por tres vías: el suministro de medicamentos, materiales y el recurso humano, en todos esos aspectos estamos trabajando”, contó Palencia.

La comisión interventora fue juramentada el viernes anterior por la ministra de Salud, Yolany Batres. Pero fue ayer que tomaron de forma oficial la dirección y administraci?n del centro asistencial. Las acciones se derivan de que la crisis del centro asistencial ha tocado fondo.

Con la llegada de los militares al sanatorio se ha empezado a combatir uno de los problemas del Mario Rivas: la seguridad. Unos 90 militares se han instalado dentro y fuera del sanatorio.

“En las mismas salas, área de emergencia y corredores había gente vendiendo medicamentos. Otros que andaban cometiendo actos delictivos; pero en la parte de seguridad las cosas han cambiado”, manifestó el cirujano Juan Craniotis.